El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

  MySpaceFacebookYoutubeFeed RssContacto

 

 

18/02/2015
Scorpions – “Return To Forever” (2015).

Ya os podemos contar cómo suena el nuevo disco de Scorpions. Tras la intención de abandonar los escenarios en estos últimos años, anunciando incluso su gira de despedida, la banda germana ha decidido no solo seguir tocando en directo, sino también grabar un álbum más. Nos muestran este “Return To Forever”, un disco que tiene que mantener la calidad de los anteriores y vaya si lo hace.

La banda está formada en la actualidad por Klaus Meine a la voz, Rudolf Schenker y Matthias Jabs a las guitarras, James Kottak a la batería y Pawel Maciwoda al bajo. El disco arranca de forma inmejorable con un rollo muy roquero, muy macarra y muy pegadizo a la vez de sencillo con “Going Out With A Bang”. “We Built This House” es el single que ya muchos de vosotros habréis escuchado, muy melódico y con un estribillo muy Scorpions, una canción que podría aparecer en cualquiera de los álbumes anteriores de los teutones.

“Rock My Car” es la siguiente en llegar que arranca una con unos coros y Kottak a la batería haciendo de los suyos, entrando en uno de los cortes del disco, veloz y con fuerza, con uno de los puentes y estribillos más alucinantes del disco, todo un trallazo que seguramente acompañe a la banda en sus directos. Tras la tempestad llega la calma con “House Of Cards”, una de las baladas de este disco, muy melódica y en la que vuelve a quedar claro por qué Klaus Meine es una de las grandes voces de la historia, ¡qué capacidad de transmitir!

“All For One” arranca con un riff muy moderno y fresco que no recuerda para nada a Scorpions y que no nos termina de convencer, aunque una vez se aproxima al estribillo el tema remonta, no es uno de los más destacados por así decirlo. Volvemos a poner altas las revoluciones con “Rock’n’Roll Band” con un estribillo importante en el que un riff “made in Rudolf/Matias” y la voz de Klaus se alzan para dejarnos otro corte cañero y que nos transporta a los primeros discos de la banda.

“Catch Your Luck And Play” arranca con tapping de guitarra que da paso al resto de la banda y de nuevo a un riff de guitarra poco habitual, que nos dirige a un estribillo pegadizo y con un rollo muy positivo pero un tanto “light”. “Rollin’ Home” arranca con una batería muy marcada y con una línea de bajo marcada por Pawel señalando todo el recorrido del tema mientras Klaus nos hace disfrutar de un medio tiempo, que si es verdad que es otra canción que quizás pueda ser de relleno, pero para cualquier otra banda no sería tal.

La siguiente en llegar es “Hard Rockin’ The Place”, que tras una voz distorsionada de Klaus nos hace cabalgar por un corte que cuenta con una estrofa que no difiere mucho del estribillo, un tema muy lineal que solo arranca con los solos de mano de Jabs. Tiempo para otro corte íntimo, otra balada como “Eye Of The Storm”, como cada balada de la banda alemana preciosa, melancólica y profunda.

Hemos pasado ya el ecuador del disco, y ahora es turno para “The Scratch” que nos despierta un poco del letargo con un ritmo muy roquero de nuevo, con detalles blueseros en la guitarra de Matias, mientras Rudolf nos hace disfrutar de nuevo con un riff potente y que nos dirige a un estribillo muy pegadizo con un ritmo que no nos da tregua, curioso tema cuanto menos, gran acierto. “Gypsy Life” arranca como cualquier balada de Scorpions, con guitarra acústica, con otra guitarra haciendo melodías preciosas y con Klaus cantando a las mil maravillas como siempre, alzándose en un estribillo mágico y único, quizás sea la balada que más se acerque a las baladas de siempre de los escorpiones más famosos del planeta, una delicia para nuestros sentidos.

Un medio tiempo que en un inicio nos puede recordar al “I Want To Break Free” de Queen, ya que mantiene una melodía muy similar, es “The World We Used To Know”, un corte un tanto descafeinado de nuevo en el que el estribillo y los coros hacen este tema más pasable. “Dancing With The Moonlight” nos devuelve a la autopista con una marcha más, con el lado de nuevo más macarra y otra vez con un estribillo magistral, y es que a pesar de ser una composición bastante sencilla y con un toque un tanto psicodélico, este ritmo, esta voz y este estribillo nos encantan.

Volvemos a arrancar con un set acústico para “When The Truth Is A Lie”, pero es un espejismo ya que pronto aparece el set eléctrico, quizás estemos ante una de las grandes composiciones del disco, ya que se alternan a la perfección a lo largo de todo el tema la parte acústica y eléctrica, y es que es el corte que cuenta con mejor estrofa, aunque lo único que se le puede recriminar al tema es no encontrar un estribillo tan poderoso como otros para terminar de culminar un tema que nos deja con ganas de más. Otra estrofa maravillosa la encontramos en la siguiente, “Who We Are” que arranca en acústico con la preciosa voz de Klaus, dirigiéndonos a unos coros no menos preciosos que marcan el estribillo del tema.

Para cerrar el disco nos encontramos con un juego de riffs de nuevo entre Schenker y Jabs, que dan paso a Klaus y Kottak, hablamos de “Delirious”, que puede sonar un tanto repetitiva, pero aun así es una despedida digna aunque un tanto rara, ya que como podréis escuchar acaba de forma rotunda en un final resolutivo.

En definitiva, no estamos ante ni mucho menos una obra de arte única, aunque sí es verdad es que a lo largo del disco encontramos muchas cosas interesantes. A primera escucha pueden parecer demasiados temas, y es que no olvidemos que son diecisiete, pero cada una tiene su particular esencia. Rememoramos momentos gloriosos de la banda con un disco que rescata en muchos momentos el sonido de los grandes Scorpions: baladas preciosas, temas muy roqueros, estribillos mágicos, Klaus rallando la perfección con su voz única, Matias y Rudolf jugando a las mil maravillas con riffs y solos en cada tema con melodías prodigiosas y con un sentimiento especial, Pawel y James marcando una base rotunda o delicada según lo exija la canción… Solo tenemos una cosa más que decir, que no se retiren nunca, la calidad no se pierde y este disco es ejemplo de ello, un disco a la altura del nombre Scorpions y que aunque cuenta con altibajos, para muchos acabará siendo uno de los discos del año.

 
Autor: Oscar Gil Escobar.
 

 

 

 

 

No te olvides de firmar
en mi libro

wildan

SYMPHONY BLOG

 

http://www.wikio.es  Añadir a Google! Santuario del Heavy Metal   Añadir a Feedage alertas RSS Santuario del Heavy Metal   Añadir a Mi Yahoo! Santuario del Heavy Metal   Suscribir en Pakeflakes Santuario del Heavy Metal  Suscribir en Bloglines Santuario del Heavy Metal   Vista previa de Feedage: Santuario-del-heavy-metal   Añadir a MSN Santuario del Heavy Metal

| Inicio | Noticias | Conciertos | Festivales | Fotos | Reseñas | Crónicas | Entrevistas | Enlaces | Garitos | Quienes somos |
Esta web esta optimizada para una resolución de 1024*768 navegador Internet Explorer 7 y Mozilla Firefox
Copyright © 2006 | Webmaster : Santuario del Heavy Metal