El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

  MySpaceFacebookYoutubeFeed RssContacto

 

 

20/10/2012
Kamelot “Silverthorn”

Kamelot es una banda conocida por todos, que tras la salida de Roy Khan supuso una incertidumbre enorme en sus fans, más que nada por si se iban a separar, o si el sustituto iba a saber estar a la altura. Finalmente, tras alguna suplencia de Fabio Lione acompañando a la banda, se escogió al sustituto tan esperado, y ese es Tommy Karevik (Seventh Wonder). Con él se comenzó la grabación de su nuevo álbum, el que hoy analizamos, llamado “Silverthorn”. Estará disponible el día 29 de Octubre en Europa para todos aquellos que queráis haceros con él desde el primer día.

Comenzamos con el disco y nos encontramos con “Manus Dei”, una intro de la mano de los teclados de Palotai con la aparición de unos coros espectaculares, llevados a lo largo de todo el disco por Amanda Sommerville, Elize Ryd y Robert Hunecke entre otros. Llegamos al punto álgido del disco con uno de los mejores temas sin ninguna duda, “Sacrimony (Angel Of Afterlife)” con un Tommy Karevik brillando a las voces, y una Elize Ryd tomando protagonismo tanto en los coros como en alguna estrofa, dándole con su voz una dulzura esencial en algunos tramos del tema, genial combinación de voces entre Tommy y Elize, hacen muy buen dúo y logran un tema muy difícil de soltar, ya que no puedes parar de escucharlo. “Ashes To Ashes” comienza potente con la unión del riff de guitarra de Thomas Youngblood y los teclados de Palotai, continuos cambios de ritmo y guitarras muy distorsionadas, consiguen un sonido muy oscuro por momentos.

La siguiente es “Torn” y lo que podemos observar es unas primeras reminiscencias de sonidos egipcios, tan del gusto de la banda, con un estribillo sublime, muy pegadizo, y un Tommy desgranando una voz preciosa y llena de calidad por los cuatro costados, y con Youngblood haciendo un solo simplemente excelente. Momento más emotivo con “Song Of Jolee”, la balada de este disco, donde podemos disfrutar de la labor de Palotai a los teclados, y momento para lucirse de Karevik, con un final apoteósico donde se unen todos los instrumentos por un momento, con mini solo de Thomas incluido, para terminar en tonos más graves y suaves Karevik, es un tema precioso, sin duda, buena balada para un disco. Llegamos al tema que me parece que va a ser el que mejor entre en los oídos de los fans de la banda, “Veritas”, porque es un tema que lo tiene todo, voz increíble de Tommy, riffs de guitarra impecables, con solos duplicados con teclados excelsos, coros muy logrados, y un estribillo muy pegadizo, y de nuevo con la aparición en alguna estrofa de la voz de Elize. La parte media del tema es inmejorable, no os la voy a desgranar más, cuando lo oigan me darán la razón, entre los mejores temas del disco sin ninguna duda.

“My Confession” es un tema excelente, con una intro muy electrónica, y una parte que se va repitiendo a lo largo del tema, con un estribillo sensacional, con la segunda mitad del tema con de nuevo reminiscencias por momentos con sonidos distorsionados de sonidos egipcios, y con un Thomas sobrado en los solos, otro tema a tener muy en cuenta. Las orquestaciones son esenciales en este disco y lo podemos ver en el siguiente tema, el homónimo del disco “Silverthorn”, que empieza veloz y efectiva, para dejarnos disfrutar de la preciosa voz de Tommy, este es un tema muy Kamelot, bien podría tratarse de un clásico de la banda, porque este tipo de melodías podrían estar perfectamente en discos anteriores como “Karma” o “The Black Halo”. Este tema cuenta con grandísimas orquestaciones y con un coro de niños a mitad de tema que en un momento más relajado del tema desplegan sus voces para estallar en un solo de Thomas, el estribillo típico en Kamelot como digo, muy efectivo y con melodías muy exóticas. Otro de los mejores temas del disco llega ahora, “Falling Like The Fahrenheit”, con una intro ya formidable y de nuevo se unen guitarra y teclados, para desatarnos una de las actuaciones vocales más impresionantes del disco con las voces de Tommy y Elize brillando, en lo que puede ser fácilmente un himno de esta banda, qué temazo, gana mucho con las escuchas, pero ya desde el principio encandila, además cuenta con unos coros tremendos, y una parte con toques árabes y guitarras pesadas, excelente tema, muy recomendado, quizás con “Veritas” y “Sacrimony” lo más destacado del disco, siempre respetando todas las opiniones...



“Solitaire” arranca con una batería impresionante y una guitarra soltando melodías preciosas, para desembocar en la voz mágica de Karevik, con un estribillo pegadizo acompañado de un doble bombo, tras el cual vuelve a aparecer esa melodía de guitarra de Thomas, cambios de velocidad impecables a lo largo del tema, en el que quizás el mayor protagonismo sea para los solos como digo de Thomas, porque es impresionante la belleza de sus melodías a lo largo del tema. Quizás el único pero sea que la labor de Sean al bajo no se observe mucho en los temas, ya que entre orquestaciones, guitarras, batería, queda muy camuflada, pero quizás en este tema es en el que más podemos apreciar su presencia.

“Prodigal Son” comienza muy oscura, con unos sonidos un tanto tenebrosos, teclados suaves, y una campana sonando de fondo ante una melodía un tanto misteriosa. Se trata del tema más largo del disco, y de repente aparece la voz de Tommy en una especie de rezo o canto, al que luego le acompaña un coro, tema muy emotivo con la aparición de una guitarra acústica y desatándose otra balada en la que el protagonismo lo toma la voz de Tommy, como en la mayoría del disco, pero no sólo sería para él, ya que tras ello llega un solo mágico, muy especial de Youngblood, con unos riffs después inmensos mezclándose una vez más con los teclados de Oliver Palotai, tema muy adecuado para cerrar un disco, con la aparición como en “Sacrimony”, aunque en mayor medida en éste tema de Alissa White-Gluz, que aparece en el tramo final del tema, en la parte más veloz del tema curiosamente. El disco concluye con un tema puramente orquestal, que sirve de outro para el álbum, “Continuum” que comienza con la preciosa voz de Elize a modo de coro, y a la cual se unen otras voces para desarrollar un coro realmente excelente acompañando a una orquestación, sublime composición para finalizar con un disco brillante.

El décimo álbum de Kamelot no defrauda, es uno de los mejores álbumes que se van a poder escuchar en éste 2012 seguro, calidad, esfuerzo, energía, es un disco que lo tiene todo y no dejará indiferente a nadie, muy recomendable. Incluso para aquellos que pensaban que Kamelot sin Roy no sería Kamelot. Podemos afirmar tras ver su actuación en directo en Wacken 2012, y tras escuchar este disco que Tommy Karevik es la voz perfecta para sustituir a Roy Khan actualmente.

Agradecer a SPV que nos hayan facilitado el material con antelación, es un placer escuchar obras como ésta y a la banda, felicidades por este excelente trabajo, ya estamos esperando su visita a nuestro país en el próximo mes de Noviembre. El esfuerzo da sus frutos, y ese fruto es “Silverthorn”.

 
Autor: Oscar Gil Escobar.
 

 

No te olvides de firmar
en mi libro

wildan

SYMPHONY BLOG

 

http://www.wikio.es  Añadir a Google! Santuario del Heavy Metal   Añadir a Feedage alertas RSS Santuario del Heavy Metal   Añadir a Mi Yahoo! Santuario del Heavy Metal   Suscribir en Pakeflakes Santuario del Heavy Metal  Suscribir en Bloglines Santuario del Heavy Metal   Vista previa de Feedage: Santuario-del-heavy-metal   Añadir a MSN Santuario del Heavy Metal

| Inicio | Noticias | Conciertos | Festivales | Fotos | Reseñas | Crónicas | Entrevistas | Enlaces | Garitos | Quienes somos |

Esta web esta optimizada para una resolución de 1024*768 navegador Internet Explorer 7 y Mozilla Firefox
Copyright © 2006 | Webmaster : Santuario del Heavy Metal