El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

  MySpaceFacebookYoutubeFeed RssContacto

 

 

27/01/2016
Resurrection Kings - “Resurrection Kings” (2016)

En los últimos años, estamos viendo cómo salen más y más “supergrupos” de bandas que ya se les acabó su época dorada. Los músicos que comprenden estas bandas, tienden a buscar nuevas fronteras en lo que saben hacer, y, en muchos casos, nombran su primer disco al igual que su banda (pongo por ejemplo a The Winery Dogs). Resurrection Kings es otra de esas bandas, formada por Craig Goldy (ex-DIO), Chas West (ex-Foreigner), Shawn McNabb (ex-Quiet Riot) y Vinnie Appice (ex-DIO).


Me gusta el nombre de esta banda, porque hace referencia a lo que es la banda en sí (por seguir con mi ejemplo anterior, “Los Perros Borrachos” no tiene sentido si Mike Portnoy no ha probado una cerveza en años). Resurrection Kings nos traen de vuelta a los años de oro del heavy metal, donde predominan los riffs intensos, las baterías contundentes y voces agudas (Chas West me recuerda mucho a Paul Stanley de KISS). Resurrection Kings nos trae de vuelta a esa intercalación que hubo entre el rock de los 70 y el nacimiento del género por y para el que vivimos en esta web.


“Distant Prayer” abre el disco como si de una fiesta se tratara. Entran los invitados en sus mejores galas, mostrando lo que han traído y dibujando las líneas por las que va a transcurrir el asunto. Es perfecto para abrir boca y dar paso a “Livin’ Out Loud”, embrión de la banda y, de alguna forma, subtítulo del disco. Riff pegadizo y coros en auge. Lo que viene siendo un single directo.


Tras ella, “Wash Away”. En ingles, “to wash away” es una expresión que hace referencia a una afluencia de agua que se lleva lo que haya por medio. Me gustaría pensar que el agua en esta expresión es Chas West con su voz, ya que el estribillo es un despliegue de habilidades bestial. Lo veo como segundo tema fetiche junto al anterior.


Una vez hechas las presentaciones, Resurrection Kings saca una orquesta ochentera al más puro estilo Whitesnake o Europe con un toque un poco más elaborado en “Who Do You Run To”, que empieza con un solo espectacular de guitarra y luego baja la dinámica con la que llegamos, hasta volver a subirnos con un Chas West aún más pletórico. Recursos no le faltan, y suena todo muy compacto.


Le sigue “Fallin’ For You”. Contundente, directo y pegadizo. Es incluso tierna, el estribillo incita a interactuar con esa persona del fondo de la barra un sábado noche que no para de ponerte ojitos. Pero más vale darte prisa, porque el solo está diseñado para que la saques a bailar lentamente y os desmelenéis. Me imagino este tema en cualquier película de los años 80 romántica, llamadme meloso.


Tras el fade que cierra este tema, es el turno de “Never Say Goodbye”. Y, claramente, Resurrection Kings están mandándonos un mensaje de amor. Balada que comienza con guitarra acústica y prosigue con un riff de guitarra muteada. Traedme unos pañuelos, ¡que me ha entrado algo en el ojo!

Para romper con los sentimentalismos, “Path of Love” irrumpe con una intro de batería seguida por un riff contundente y cargado de Groove. Prosigue con un estribillo muy pegadizo. En resumen, este tema es como una vuelta a la rutina antes del parón.


La intro de “Had Enough” y el consiguiente riff, son una llamada a la curiosidad. Es un tema diferente en lo que respecta a este instrumento frente al resto del disco. Tema curioso, aunque vocalmente sigue con la misma funcionalidad de antes. Sin destellos demasiado ostentosos. Quizás es un mensaje hacia el fin del disco…


Continuamos con “Don’t Have To Fight No More”, tema más “de carretera” de todo el disco. Me recuerda a los típicos videoclips de un motero por las carreteras desérticas de EEUU bajo un águila que le marca el camino. Levanta más el cuerpo que la anterior. Vería esta canción como un bis perfecto.


“Silent Wonder” sigue con la identidad del disco. Tiene un aire más Europe y menos metal clásico con un solo, eso sí, bastante destacable, muy bien amoldado a la secuencia de la canción. Es un buen tema, aunque no destaca dentro de la dinámica del disco.


Terminamos con “What You Take”, muy acorde para terminar. Sólida pero jugando con los agudos, este tema es el cierre perfecto a un disco que va a dar que hablar. No suena a la típica reunión para ganar dinero de viejas glorias, si no que algo se cuece con esta banda. No hablamos de un resurgir del heavy metal clásico, pero sí de ese grupo al que todos querremos ver en los festivales.

 
Autor: Diego Solana
 

 

No te olvides de firmar
en mi libro

wildan

SYMPHONY BLOG

 

http://www.wikio.es  Añadir a Google! Santuario del Heavy Metal   Añadir a Feedage alertas RSS Santuario del Heavy Metal   Añadir a Mi Yahoo! Santuario del Heavy Metal   Suscribir en Pakeflakes Santuario del Heavy Metal  Suscribir en Bloglines Santuario del Heavy Metal   Vista previa de Feedage: Santuario-del-heavy-metal   Añadir a MSN Santuario del Heavy Metal

| Inicio | Noticias | Conciertos | Festivales | Fotos | Reseñas | Crónicas | Entrevistas | Enlaces | Garitos | Quienes somos |

Esta web esta optimizada para una resolución de 1024*768 navegador Internet Explorer 7 y Mozilla Firefox
Copyright © 2006 | Webmaster : Santuario del Heavy Metal