El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

  MySpaceFacebookYoutubeFeed RssContacto

 

 

29/09/2012
Wacken Open Air (Día 4) en Hamburgo (Alemania, 4-8-12)

Último día de festival y hoy teníamos un cartel muy apetecible con bandas muy potentes, pero el fango era cada vez más profundo y eso seguía sin impedir a los 85.000 valientes disfrutar del mejor festival del mundo. Wacken es un festival que cada año crece y crece más y tiene una crítica muy buena del público año tras año, es por eso que piensan y reaccionan muy rápido, ya que por la mañana de este día la lluvia seguía siendo protagonista y la apertura de puertas prevista para las 11 se retrasó 1 hora debido al pésimo estado de las instalaciones dentro de la zona de festival. Pasaban camiones intentando reducir los daños, se repartieron por algunas zonas una base para las zonas de pasto, lo que amortigua el camino y lo que reduce las lesiones y es una muy buena solución y rápida. El problema es que no se extendió por todas las zonas y solo fue por alguno de los caminos más transitados, además la lluvia caía y seguía encharcando cada vez más la zona catastrófica de los escenarios. No sirvió de mucho la solución y además la gente estaba mosqueada con la apertura de puertas, ya que se retrasó como decimos a las 12:00h, hora prevista para el inicio de los conciertos.

La organización reaccionó fenomenal y a las 12:15h ya teníamos a los holandeses Delain en el escenario. Liderados por la cantante femenina Charlotte Wessels, saltaron al escenario con todas las ganas del mundo a pesar de la lluvia. La presencia de público era notable a pesar de las horas y del tiempo, pero la banda supo animar a la gente con su música y con una banda muy sólida y muy comprometida con la tarea de abrir el día. Comenzaron con mucha potencia con “Mother Machine”, gran tema que también abre su nuevo álbum “We Are The Others”. Sonaron clásicos como “Go Away” para continuar y la genial “Sleepwalkers Dream” que bien podría ser la banda sonora de
una película. La fiesta seguía con “Milk And Honey” y “Get The Devil Out Of Me” ambas del nuevo disco y esta última single que nos hizo saltar y cantar sin parar. Llegábamos al tema más especial del set para muchos, “The Gathering” de nuevo con toda la gente saltando y coreando el estribillo, sonido perfecto y la voz de Charlotte Wessels en estado de gracia. “Electricity” y “Control The Storm” fueron otros temas que encantaron con como digo Charlotte cantando como los ángeles y con el confeti cayendo desde lo alto del escenario, buena puesta en escena. Sonido excelente, banda impecable, y show muy enérgico que comenzaba una mañana llena de potencia y en la que como colofón final apareció el sol. Grandes Delain, en Octubre estaremos de nuevo presenciando su genial directo.



Y para compensar los horarios, la organización trabajó para que no hubiese los típicos 15 minutos de descanso entre concierto y concierto, y así fue. Nada más terminar Delain, comenzaron al momento Gamma Ray a las 13 en punto, y a partir de eso ya no hubo novedad en los horarios, impecable organización como siempre. Los pupilos de Kai Hansen ofrecieron un show de 45 minutos como la banda anterior, pero a pesar de su corta duración la intensidad fue enorme con temas como “Heaven Can Wait” o la poderosa “Fight” que era como un lema para los metalheads ante la adversidad del clima, aunque por fin brillaba el sol. Se encadenaron a partir de ahí temazo tras temazo, “Empathy” que no sonó muy convincente, “Ride The Sky” de la época Helloween o “To The Metal” del disco homónimo, tema que cada vez se me parece más a “Metal Gods” de los Judas, y suena como un martillo en directo. Final impecable de su show que se avecinaba con “Rebellion In Dreamland” con ese comienzo lento que va ganando en intensidad, para estallar en solos de calidad por parte de Henjo y en una base rítmica llevada a la perfección por Zimmermann a la batería y Dirk al bajo, y con un Kai inspirado durante todo el concierto. Los dos temas definitivos de su set fueron el famosísimo “I Want Out” de la época Helloween también con la gente sin parar de moverse y coreando el estribillo y por supuesto no podía faltar “Send Me A Sign” con esa intro preciosa con una guitarra limpia que encuentra un cambio de ritmo impecable y estalla en un tema mítico de los alemanes. En definitiva show cargado de clásicos y de fuerza por parte de una banda que estaba en casa y que hizo las delicias del público conectando en todo momento con ellos.



Después de este concierto decidimos visitar el meet and greet, donde firmaban discos Delain, además de hacerse fotos con sus fans, y tras unos minutos pudimos estar con ellos, hacernos fotos y recordar su concierto de Madrid, donde estaremos cubriendo su show en Octubre, y donde nos desvelaban que tenían muchas ganas de volver a nuestro país.

Tras varios minutos, volvemos al Black Stage para ver la devastación hecha concierto, y era la brutalidad desmedida de Napalm Death la que nos estaba llamando. Apisonadora, con un Barney que tiene una voz atronadora en directo, la más poderosa de las que pudimos ver, y con un sonido limpio y nítido para ser una banda de death/grindcore. Sonaron auténticos puñetazos como “You Suffer” o la brutal “Silence Is Defeaning” que armaba unos wall of deaths a base de puñetazos y patadas, odio absoluto el que se vivía en la pista. Es una de las bandas de estos géneros que más me han sorprendido, por su sonido aplastante y por la actitud de la banda. Los de Birmingham seguían armándola y dejando secuelas en los fans, con “Nazi Punks Fuck Off”, canción original de los Dead Kennedys, que se han apropiado con un estilo muy bestia. El concierto seguía y la voz de Barney seguía haciendo temblar el suelo a ritmo de la genial “Scum” con esos cambios de aceleración tan característicos. Esas canciones cortas llenas de furia hicieron de este un concierto sin descanso, finalizando como es común en ellos una canción de 5 segundos. Apoteósico y aplastante directo de Napalm Death, otra grata sorpresa que nos deja el festival.

Nos desplazamos al True Metal Stage para bajar muchas revoluciones, dejando un poco de lado la brutalidad y centrándonos en la calidad y en el virtuosismo de Axel Rudi Pell. La banda liderada por el propio Axel Rudi Pell, por Mike Terrana a la batería y Johnny Gioeli a las voces apareció en escena presentando su nuevo álbum “Circle Of The Oath” ante una importante masa de gente que ardía en deseos de ver una lección de cómo se hace buena música. Arrancaron con “Ghost In The Black” tema potente y rápido que entra muy fácil con esos riffs de guitarra prodigiosos del bueno de Axel. “Strong As A Rock” sonó como un himno, y Gioeli nos hizo repetir una y otra vez el estribillo, “Before I Die” es otro tema del nuevo álbum que gustó mucho y que la gente se atrevió a cantar por tramos. Estábamos disfrutando de un espectáculo musical único, pero si hablamos de una obra maestra esa era “The Masquerade Ball”, alucinante en directo, con un Gioeli que nos dejó sin palabras y con los pelos de punta, asombroso. Se produjo durante el trascurso del tema una especie de medley, ya que también sonaron partes de “Casbah”, “Dreaming Dead” y del “Whole Lotta Love” de Led Zeppelin. Musicalmente repito fue sin duda de lo mejor del festival, y es que esta banda es muy difícil que pase por España y verlos de un modo tan exclusivo te hace disfrutarlos y saborearlos aún más, con temas como “Mystica” muy potente y con un sonido muy nítido como a lo largo de toda su actuación. Hay un tema que tenía mucha curiosidad de ver en directo y se trata de “Circle Of The Oath” y es que es un tema que tiene una parte acústica preciosa y luego estalla en una parte muy Sabbath con unos riffs excelentes acompañados por la excelente labor de Terrana y de Gioeli con su preciosa voz, apasionante, no hay palabras para describir el directo que dieron. Para terminar por si fuera poco, nos trajeron un medley de la genial “Tear Down The Walls” con Gioeli saliéndose, y la divertida “Nasty Reputation” que para cerrar quedó genial. De diez la actuación de estos pedazo de músicos que lograron dejar con la boca abierta a más de uno.


Descansamos un poco para volver al mismo escenario a volver a ver tralla con los thrashers americanos Testament. La banda de Chuck Billy nos traía nuevo disco bajo el brazo “Dark Roots Of Earth”, un auténtico cañonazo que ya está dando y seguirá dando mucho que hablar. Alternaron temas de su nuevo disco como “Rise Up” con el que comenzaron, “Native Blood” o el exitoso “True American Hate” con solos preciosos por parte de esos dos hachas que tiene por guitarras la banda norteamericana, con temas clásicos y más antiguos como “The Preacher” con la gente tarareando hasta los solos de guitarra, “More Than Meets The Eye” con la gente cantando esa intro que nos pedía Billy, tema perteneciente al “Formation Of Damnation”, o “Into The Pit” con un circle pit enorme a pesar del fango, la gente cada vez se soltaba más. La banda estaba a un nivel excelente, muy lejos de aquellos Testament que abrieron para Judas Priest y Megadeth en 2009 en Madrid, con un sonido espantoso, en este caso el sonido era nítido no, lo siguiente. Lo seguían dando todo en las tablas con “Practice What You Preach” y “Over The Wall” con la gente coreando hasta los riffs, y es que son unos riffmasters los dos guitarristas de la banda. Además Chuck Billy tenía un estado de gracia en su voz increíble, sonaba atronadora y limpia dentro de que sea gutural. Cerraron con “3 Days In Darkness” una actuación como digo de lo mejor del festival, con un sonido excelente y con unos músicos a la altura del sonido, incluso por encima.



Nos tomábamos otro respiro para retornar al escenario True a eso de las 20 en punto cuando comenzaban a sonar los vikingos Amon Amarth ante una de las mayores asistencias de público que se recuerdan de esta edición. Los suecos asaltaron las tablas a base de fogonazos, llamaradas y
petardazos con una puesta en escena espectacular, y con un sonido que comenzó un poco aturullado, pero como siempre acabó siendo nítido. Comenzaron a sonar las primeras notas de “War Of The Gods” y la gente comenzaba a agitar la cabeza con violencia y a levantar el puño sin dudar. Cayeron clásico tras clásico, “Runes To My Memory” fue la primera en caer con un Johan con su portentosa voz abrumando a las masas de gente que se hacían inalcanzables para la vista, seguida por “Death In Fire” o la rompecuellos “Cry Of The Black Birds” que fue un momentazo alucinante. Se sucedían los clásicos, ahora era el turno de “The Pursuit Of Vikings” con ese inicio de guitarra inconfundible y la gente levantando el puño al mismo tiempo. Con “Victorious March” cerraban momentáneamente un show que estaba siendo precisamente eso, una marcha victoriosa para los vikingos que encontraron un soporte impensable por parte de sus fieles. Volvieron para interpretar los dos temas quizás más esperados “Twilight Of The Thunder God” con esos solos formidables y ese doble bombo demoledor, y por supuesto “Guardians Of Asgaard” con la que de verdad vimos miles de puños levantándose al mismo tiempo al ritmo de la batería. Compromiso solventado con creces por los suecos que se marcaron una actuación sin ningún pero, con un Johan muy feliz ante la respuesta de los miles de metalheads de satisfacción completa. La noche se calentaba cada vez más.



Ahora sí, turno para el grupo que más expectación despierta, un clásico entre clásicos, la de parejas que habrán comenzado gracias a las grandes baladas de esta gente, la de conciertos y giras que
llevan en sus cuerpos y la cantidad de millones de fans que atraen allá donde van. Sí, hablamos de Scorpions, que realizaban su último show en Alemania en un festival. La banda de Klaus Meine, Rudolf Schenker, Matthias Jabs, James Kottak y Pawel Maciwoda arrancaba un show especial en Wacken con un montaje alucinante, con continua pirotecnia, con chicas poco vestidas bailando y soltando fuego, con la aparición de una estatua de la banda, y con muchas sorpresas más. Arrancaron con “Sting In The Tail” y “Make It Real”, el público metido desde el principio en el show
. “Is There Anybody There?” nos hizo corear la mítica parte de este tema hecha precisamente para el canto del público. El sonido era impecable y la puesta en escena también en ese ritmo de “The Zoo” marcado por las guitarras mientras Rudolf y Matthias se acercaban lentamente mientras Klaus y su preciosa voz nos hacía tararear ese increíble estribillo. Matthias hacía de las suyas con ese
famoso tubo que distorsiona el sonido de la guitarra y lo hace sonar con su voz. Una obra de arte es ese “Coast To Coast” tema en el que hasta Klaus Meine agarra su guitarra y se une al resto para deleitarnos con este tema puramente instrumental. Daba paso a la genial “Loving You Sunday Morning” con un Klaus que parece que por él no pasan los años y las guitarras afiladas de Schenker y Jabs nos azotaban con fuerza, al igual que Kottak tras los platos haciendo de las suyas. Llegaba una de las sorpresas de la noche la genial “Rhythm Of Love” que es una canción que no suelen tocar en directo en la actualidad pero Wacken es especial, ese estribillo sonó formidable. Ahora Klaus nos preguntaba que si estábamos preparados para el rock, y nos soltaban ese tema vacilón de su “Sting In The Tail”, “Raised On Rock”. Posteriormente aparecían unas cuantas chicas jugando con fuego y con sus cuerpos mientras la lluvia hacía acto de presencia en “Tease Me Please Me”, acompañada por palmas a lo largo de la canción.



“Hit Between The Eyes” es otra de las perlas que tenían guardadas para este show los Scorpions, con esos famosos parones en los que se responden la voz de Klaus y el resto de la banda. Más dinamita con “Dynamite” con ese arranque a la batería de James Kottak, al que posteriormente se le une el resto de la banda, para continuar con “Kottak Attack” momento para el solo de James a la batería acompañado por una música de fondo y por una especie de cortometraje que apareció en las pantallas, la verdad es que cómo le gusta el protagonismo a este hombre, y con la lluvia de por
medio, lo que la gente estaba deseando que continuase el show porque nos estábamos quedando helados. La lluvia desvirtuó mucho este concierto, ya que en la mayoría de los conciertos te sueles mover más e importa menos la lluvia, pero si este concierto hubiese sido en seco habría ganado muchos enteros. Momento para la máscara de Rudolf inconfundible tras un video que nos introducía la potente “Blackout” tema de los más potentes de la banda y que nos volvió a meter de lleno en el show. Se acercaba el final con “Six String Sting”, solo larguísimo de Jabs a las 6 cuerdas, y “Big City Nights” con la que llegó el éxtasis y con la gente coreando el estribillo al unísono quitando trabajo al bueno de Klaus. Con ésto se despedían de momento de las tablas ante el “otra, otra” en alemán del público que ya sin lluvia quería más buena música para sus oídos.



De repente aparecía un video en la pantalla y entraba una estatua de la banda y las chicas que entraron al escenario y la pulían, saltando así chispas de la estatua, mientras Kottak arrancaba con su batería a ritmo de “Coming Home”, locura en la gente que movía sin parar la cabeza. Aparecía la banda y la fiesta ya estaba montada, la masa de público coreaba cada estrofa del tema, mientras las chicas seguían haciendo saltar chispas esta vez de sus cuerpos. Turno para ponerse románticos y que se nos pongan los pelos de punta, llegaba “Still Loving You” con otra vez lluvia intensa y miles de personas moviendo los brazos de lado a lado a la vez, asombroso, y cantando cada palabra, momento para la historia del Wacken. “Rock You Like A Hurricane” cerraba con una respuesta
increíble por parte del público, dejándose la piel en este último tema. En conclusión juego de luces espectacular, como la pirotecnia, el montaje, las chicas, el sonido, pero sí es verdad que faltó algo de feeling, quizás fuese por la lluvia, y porque esta banda parece cada vez más una máquina, me refiero a que todos los movimientos parecen automatizados, saben dónde colocarse en cada canción, y no improvisan, lo tienen todo tan calculado que quizás ese fuese el motivo del enfriamiento. Por parte de la banda hay que quitarse el sombrero de todas formas, ya que nos brindaron un show muy bueno, lleno de clásicos y de alguna joya olvidada en sus set-list habituales. Un placer poder ver a esta banda en directo, ojala terminen pasando por nuestro país.



Y bueno, cambiamos completamente de registro, y nos acercamos al otro escenario, al True Metal donde nos espera una de las bandas que mayor reclamo tuvo antes y después de su concierto, se
trata de los americanos Machine Head que han subido y siguen subiendo como la espuma, eran los otros cabezas de cartel del día, junto a Scorpions. El directo impresiona desde que se apagan las luces y aparecen unas luces tenebrosas rojas con esa intro que repite una y otra vez “Sangre Sani” y se repite durante un minuto, hasta que de repente se frena esa voz, y empiezan a retumbar la batería y las guitarras, espectacular comienzo y señal inequívoca de que arrancaba el show con “I Am Hell” con ese ritmo contundente para empezar con las guitarras pesadas y una batería por el momento calmada, el sonido merece mención aparte, ya habrá tiempo para hablar de él, pero espectacular. De repente cambio de ritmo y empieza ese doble bombo de Dave, uno de los mejores baterías del mundo sin ninguna duda y las guitarras empiezan a desengranar esos riffs poderosos y complejos. La pareja Phil Demmel y Rob Flynn es la pareja de guitarristas del momento sin ninguna duda, se entienden a la perfección pasándose solos el uno al otro sin problemas y con una facilidad para la guitarra de ambos asombrosa como también demuestran en “Old”, complicidad absoluta en realidad de toda la banda que ha conseguido llegar a ser cabezas de cartel en cualquier festival importante, ya sea Wacken, Bloodstock o Sonisphere. Momento para ese arranque de batería bestial de Dave McClain, con la que comienza “Imperium”, locura absoluta en la pista a pesar del fango, el crowd-surfing llegaba de todas partes, y el wall of death y el circle pit era inminente, explosión y a correr, espectaculares. “A Thousand Lies” es un tema poco común en sus shows como bien dijo Rob, ya que hace 15 años que no tocaban ese tema en Alemania por lo visto, la respuesta fue headbang por parte de los miles de fans de Machine Head.



Turno para el discurso de Rob (parece que cada vez le gusta más hablar, cosa que aquí no se respetó mucho pero en Alemania fue distinto), y la verdad es que sus discursos enganchan, para introducirnos el siguiente tema con ese ya famoso, “This, is Locust” y nos soltaron “Locust”, cañonazo de su último disco con esa intro de guitarra limpia con ecos, y de repente Dave nos asombra con ese ritmo de doble bombo que hace temblar el suelo, para estallar en otro temazo cargado de riffs, ritmos y solos de una altísima calidad, a parte de la voz de Rob Flynn que fue excelente, sin perder ni un gramo de fuerza y garra a lo largo del show. Momento thrasher con “Aesthetics Of Hate”, momento para rodar dentro del circle pit y disfrutar de las guitarras afiladas de Phil y Rob. Tras ello, se situaba una guitarra acústica en medio del escenario (esa que en Madrid en Sonisphere no funcionó) y con ella en mano Rob nos presentaba “Darkness Within”, tema más relajado en líneas generales para lo que es Machine Head, pero con una calidad y una potencia enorme, a la que la gente respondió con palmas en esa intro acústica y en la que Rob dejaba la voz tan puramente gutural para cantar, que por cierto lo hace de lujo. Respuesta increíble del público y es que estábamos viendo el concierto del festival para la mayoría de gente, pero ésto no acababa aquí, todavía quedaba mucha tralla.


“This Is The End” es otro tema de su nuevo álbum y que tuvo una respuesta formidable y es que repito lo que dije en Madrid, gana muchísimo en directo. Pero el tramo de concierto más esperado estaba a punto de llegar, Rob nos preparaba diciendo que le daba igual lo que hiciésemos pero que no estuviésemos parados, ya podíamos bailar, saltar, levantar el puño, hacer headbang, circle pit, wall of death, pero no quería a nadie parado, incluso bromeó con gente del público y hizo un lanzamiento de vaso al público a un tío de la primera fila desde el escenario que le llegó lleno al tercer intento, con todo ésto nos introducía “Halo”. No hay palabras para describirlo, impresionante, el tema comenzaba con ese bajo de Adam y las palmas acompañando, hasta que Rob dijo esa frase mítica ya de “Headbang Motherfucker!” y miles y miles de personas moviendo la cabeza al mismo ritmo, nunca había visto algo así en un concierto, tanta gente moviendo la cabeza a la vez, para después arrancar la parte rápida con esos solos preciosos que se los pasaban Phil y Rob a su antojo, con el increíble ritmo marcado por Adam y Dave al bajo y batería respectivamente, para frenar esos solos preciosos y volver al solo principal que nos puso los pelos como escarpias, sonó impresionante de verdad. Despedida con el circle pit en “Davidian”, tema en el que nos dejamos ya todas las fuerzas, genial final para el mejor concierto del festival. Así sucedió todo, se despidieron y nos dejaron un sabor de boca fabuloso, ¡qué conciertazo!, el sonido era atronador, hacía retumbar el suelo pero sonó muy nítido, el único problema fueron las luces que no permiten sacar muy buenas fotos, pero es igual, porque la calidad musical, la brutalidad y la potencia de Machine Head nos dejaron acojonados, salió todo a la perfección y tras el sabor agridulce de Madrid, podemos decir que es y fue la banda más en forma de todo el festival, espectaculares Machine Fuckin' Head.



Al finalizar este concierto decidimos alejarnos ya que empezaban dos bandas que no nos convencían mucho, en el escenario Black teníamos a Ministry y en el escenario Party a Watain, a los cuales me arrepiento de no haber visto de cerca, porque según pudimos ver de lejos mientras cenábamos y descansábamos fue espectacular con un montaje de puro black metal, cruces dadas la vuelta en llamas, la banda con una puesta en escena típica de black metal y con un sonido bastante bueno. Con el otro ojo veíamos a Ministry que no son de mi gusto y que me aburrieron bastante. Con una música muy repetitiva y un sonido embarullado decidimos prepararnos para ver el surprise act y la última actuación del festival.

Tras la despedida de los promotores y organizadores, acto típico en Wacken, donde dan la cara al final del festival, cosa digna de agradecer, soltaron la frase política por excelencia respecto a los problemas que dio la lluvia, “estamos trabajando en ello para otros años” en inglés, debía dar comienzo el Surprise Act, que nada más llegar a Wacken pudimos saber que iba a ser Edguy y así fue. Arrancó el concierto de Tobias y los suyos con ese famoso grito de “Ladies and gentlemen! Welcome, to the Freakshow!” y aparecía en escena la banda con “Nobody's Hero” con ese ritmo veloz y con un Tobias demostrando lo buen frontman que es desde el principio. Otro abonado a los discursos, pero estos eran en alemán asique alguna de sus bromas las pudimos entender, la mayoría no, hubo varios gritos de ¡habla en inglés!. Siguieron con temas como “Tears Of A Mandrake” con la que la gente comenzó a saltar a pesar de ser más de las 2 de la mañana y Tobi nos hacía participar en el mítico concurso de una mitad del escenario contra el otro antes de “Lavatory Love Machine” para desatar la locura del público al comienzo de ésta. “Vain Glory Opera” nos volvía a hacer saltar tras esos teclados tan característicos en la intro de la canción, “Robin Hood” es un tema veloz y en el que Tobi nos volvía a animar a levantar el puño al ritmo del tema, con unos cambios de ritmo alucinantes. Tras otro discurso de Tobi en el que bromeó con los no alemanes, diciendo “hay mucha gente que no es alemana y que quiere que hable en inglés, pero no lo voy a hacer” y se reía y finalmente presentó los siguientes temas en inglés que fueron “Ministry Of Saints” y “Superheroes” dos temas que a pesar de no ser tan antiguos ya son clásicos de los alemanes, para dar paso al tema más veloz de su set, “Babylon” que cerraba además la actuación de estos fenómenos. Nos quedamos con las ganas de “King Of Fools”, que estaba prevista en el set, pero no la tocaron por falta de tiempo. Genial concierto para cerrar un festival lleno de magia y pasado por agua.



Hasta aquí la aventura de este año en Wacken, que no defraudó y que se complicó por el tiempo, pero realmente es y seguirá siendo el mejor festival del mundo, donde te tratan como personas y no como ganado como en la mayoría de festivales de este país. La organización es perfecta, las bandas de máximo lujo, el sonido es el mejor del mundo, ya que tienen un sistema de mejora de sonido especial que ningún festival tiene, y además unas instalaciones impresionantes, y cada vez con más cosas que ver y disfrutar. Estoy seguro de que el año que viene volveremos a ir y a disfrutar de este pedazo de festival que ya ha confirmado las primeras bandas para el año que viene, entre las que están Deep Purple, Anthrax, Nightwish, Arch Enemy, Sabaton, Doro, Rage con la Lingua Mortis Orquesta, Amorphis y Subway To Sally. Tiene muy buena pinta, y si el tiempo acompaña disfrutaremos aún más si cabe de lo que significa Wacken Open Air. Wacken 2013, ¡allí estaremos!



Fotos: Oscar Gil Escobar.

 
Autor: Oscar Gil Escobar.
 

 

 

No te olvides de firmar
en mi libro

 

wildan

SYMPHONY BLOG

 

http://www.wikio.es  Añadir a Google! Santuario del Heavy Metal   Añadir a Feedage alertas RSS Santuario del Heavy Metal   Añadir a Mi Yahoo! Santuario del Heavy Metal   Suscribir en Pakeflakes Santuario del Heavy Metal  Suscribir en Bloglines Santuario del Heavy Metal   Vista previa de Feedage: Santuario-del-heavy-metal   Añadir a MSN Santuario del Heavy Metal

| Inicio | Noticias | Conciertos | Festivales | Fotos | Reseñas | Crónicas | Entrevistas | Enlaces | Garitos | Quienes somos |
Esta web esta optimizada para una resolución de 1024*768 navegador Internet Explorer 7 y Mozilla Firefox
Copyright © 2006 | Webmaster : Santuario del Heavy Metal