El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

  MySpaceFacebookYoutubeFeed RssContacto

 

 

30/06/2012
Exodus + Death Angel + Heathen + Suicidal Angels en Sala Arena (Madrid, 19-6-12).

Noche de thrash metal en la capital con este cuarteto que formaba uno de los carteles más apetecibles de la época. Exodus encabezaba el cartel seguidos por unos Death Angel que nunca habían pasado por nuestro país, y además con dos grandísimas bandas como son Heathen y Suicidal Angels. Exodus y Death Angel son dos bandas míticas del Bay Arena de San Francisco, donde se dieron a conocer algunas de las bandas más grandes a día de hoy en el panorama internacional.

La sala mostró un aspecto mejor que el día anterior en la Riviera con Amon Amarth y Cannibal Corpse, con una sala Arena bastante repleta, sin llenarse pero con una pista llena de gente. Que la sala no se llenase como en otras ocasiones se debe a que la noche del día 19 era increíble, con 3 grandes conciertos planeados para dicho día, con Lamb Of God en La Riviera y con Sebastian Bach en la Sala Caracol.


Fotos: Oscar Gil Escobar.
A pesar de la división de públicos, buen ambiente de metal con gente esperando la apertura de puertas desde las cuatro y media de la tarde, cuando las puertas fueron abiertas a las 18:30. A primera vista, el aspecto de la sala era pésimo, prácticamente vacía con no más de 40 personas. A pesar de ello, empezó a entrar gente para ver a la primera banda de la noche, Suicidal Angels.

Los griegos saltaron a escena sobre las 19 para soltarnos su thrash metal con un sonido formidable, un thrash con aire fresco y con grandes melodías. Comenzaron con “Bloodbath” y “Bleeding Holocaust” en las que pudimos ver que estaban hechos los helenos, con una grandísima base rítmica y con solos por doquier. Nick se dirigía a nosotros recordándonos a Tom Araya en sus discursos, para presentarnos cada uno de los temas, como “Reborn In Violence” con el que se despertaba un enorme circle pit que inundaba toda la pista, para seguir con “Face Of God” ante la admiración de aquellos que no conocían nada de la banda. “Chaos” y “Final Down” nos acercaban al final del show de los griegos con un sonido muy nítido y unas guitarras que sonaban demoledoras, aunque quizás con la de Nick un poco más baja de lo deseado.



“Moshing Crew” animaban a un público muy participativo a hacer un mosh pit en la sala que afectó a todas las zonas de la sala, nadie se pudo escapar de llevarse un golpe. Finalizaron su show con “Apokathilosis”, su tema estrella y reconocido y coreado por muchos para dejar las primeras huellas en un escenario por el cual aún tenían que pasar tres bandas más. Muy buen concierto de Suicidal Angels, que fue una de las sorpresas de la noche. Media hora de concierto pero que dio para mucho.



Tras ellos, apareció otra de las bandas del Bay Arena de San Francisco, Heathen, liderada por el peculiar
Dave White a la voz y Lee Altus a la guitarra, quien también más tarde tocaría con Exodus.
Su show duró unos 45 minutos, con un sonido algo peor que Suicidal Angels, con las voces bastante bajas, sin ni siquiera poder apreciarlas a veces. Comenzaron con “Dying Season” y “Control By Chaos” con un público bastante más apagado que con la banda anterior, pero a pesar de ello arrancando algún circle pit que otro. “No Stone Unturned” siguió con un show en el que Lee Altus tomaba junto a Dave todo el protagonismo, dando cierta sensación de frialdad el resto de la banda, no es por criticar, pero es de agradecer que algunos músicos muestren compenetración con el público y no se limiten a mirar su instrumento únicamente mientras se pasea por el escenario sin ninguna ambición. A pesar de ello la gente sabía que fiestas como estas se dan pocas veces y se vino arriba con temas como el anterior, “Arrows Of Agony” o la celebrada “Open The Grave” que destacó como uno de los temas de la noche con los guitarristas pasando solos de uno a otro y con un sonido cada vez mejor. “Mercy Is No Virtue” no nos daba respiro cuando nos atacaban con su último tema de la noche, se trata de su tema por excelencia “Death By Hanging” de su “Breaking The Silence”, que nos reventaba los cuellos y con la que se ponía el broche a la actuación de los americanos.



Gran concierto también de Heathen, aunque les faltó algo necesario ante un público como el nuestro, actitud, ambición y es lo que le falto al concierto, conexión. No terminó de romper el concierto pero pasaron con un aprobado ante los madrileños.


Era el turno de uno de los pesos pesados de la noche, se trata de Death Angel, banda que celebraba el 25 aniversario de su disco debut, “The Ultra-Violence” y qué mejor forma de celebrarlo que tocando íntegro el disco en su show, así lo hicieron en el que fue el concierto de la noche para muchos, con una banda realmente volcada.

Empezaron su show con “Thrashers”, genial forma de abrir un show de forma frenética con toda la banda sin parar de moverse a la vez que tocaban de forma increíble por cierto. Prueba de que son un cañón en directo son temas como “Evil Priest”, “Voracious Souls” y “Kill As One” en los que podíamos ver a un Rob Cabestany sin parar de moverse con su guitarra a lomos y compartiendo riffs y solos con Ted Aguilar, ambos sin parar quietos ejecutando a la perfección cada nota, siempre guiados por la base rítmica formidable marcada en todo momento por Damien Sisson al bajo, por cierto espectacular, supo hacer de frontman en algún momento del show captando todos los flashes con sus headbangs, y Will Carroll a la batería. A pesar de todos ellos, el elemento necesario para la banda es Mark Osegueda, frontman de la banda, él y sus rastas no paraban de moverse y transmitir al público toda la energía de la banda, nos lo hacía sentir como nadie. Llegaba el momento de descanso para Mark ante el momento de éxtasis que suponía “The Ultra-Violence”, ese genial tema instrumental que no resultó para nada aburrido.



Se reunían todos de nuevo en el escenario para poner una bomba en el escenario “Mistress Of Pain” con la que volvían los golpes, los saltos y los circle pits en la pista, un público entregado que disfrutaba con la música de estos maestros que no pararon de hacernos vibrar en su show. “Final Death” y “I.P.F.S” pusieron un rotundo final con geniales y veloces riffs, así como perfectos solos y un ritmo vertiginoso que los acompaño a lo largo de todo su show. Disfrutaron de un sonido genial, de un público genial... se dieron todas las circunstancias para hacer de éste un show de sobresaliente, para muchos los triunfadores de la noche sin ninguna duda.



Y por fin llegábamos al último show, con un cansancio palpable y con una sala que alcanzaba su cota más alta de asistencia para ver a los americanos Exodus. Saltaban a escena con una formación un tanto extraña, ya que Gary Holt se encuentra sustituyendo a Jeff Hanemann en Slayer y por tanto Exodus volvió a reclutar a Rick Hunolt a la guitarra junto a Lee Altus, también en Heathen, con Rob Dukes a la voz, Jack Gibson al bajo y Tom Hunting a la batería.

Comenzaron su show con “The Last Act of Defiance” con un sonido algo acoplado y con los micrófonos que prácticamente no sonaban. “Iconoclasm” y “Piranha” dieron lugar a uno de los momentos de la noche, cuando Rob Dukes indignado con el sonido decidió tirar su micrófono al suelo y arrancarlo de los altavoces, para dirigirse al micrófono de Lee Altus y tras probarlo durante dos frases, decidió estamparlo contra el suelo, siendo despegadas todas las púas colocadas en el pie de micrófono y con la gente un tanto asustada ante la extraña situación. Tras ambas canciones veíamos al manager de la banda intentando calmar los ánimos del cantante que intentaba dar explicaciones al manager por el sonido, pero el calvario de Dukes empañaba los primeros temas de la banda, con un sonido bastante malo, y en “Shroud Of Urine” continuó con otro micrófono, el cual también estampó en el suelo pocos minutos después. Al finalizar, sus compañeros le dieron un toque de atención, sobre todo Jack y Lee quienes consiguieron calmarle.



El público comenzó a centrarse en el concierto propiamente dicho con “Metal Command”, en la que por finque podemos hablar de música, con un Dukes con su imagen de hard-core que no termina de convencer a muchos de los fans de la banda cantando y esta vez sí podíamos escucharle, el circle pit rodaba más amplio y rápido nunca y la banda sonaba como una apisonadora. “And Then There Were None” y “Scar Spangled Banner” cayeron tras ella con una rotundidad y una brutalidad devastadora, fue a partir de aquí cuando realmente empezó a despegar la actuación de los de Richmond con un sonido bastante decente y una actitud bastante buena por parte de toda la banda, con un Rick muy metido en el show constantemente sonriendo y nervioso, sin parar de moverse durante todo el show. “Blacklist” y “A Lesson in Violence” golpearon como un martillo en las cabezas de los allí presentes, haciéndonos mover la cabeza sin poder parar al ritmo de esos demoledores riffs de guitarra y de esa locomotora llamada Tom Haunting tras los platos. Tras ello la banda nos abandonaba momentáneamente para soltarnos cuatro clásicos más.



“Bonded By Blood” sonó genial con un Lee Altus muy participativo y con una camiseta de la selección española, detalle que gustó a los fans y mucho. La siguiente sería la tremenda “War Is My Shepherd” que fue la que mejor sonó y de las que más gustó con la gente coreando el estribillo a ritmo de mosh pit. Tras ella “The Toxic Waltz” brilló en la noche madrileña con unas guitarras afiladas y un Rob bastante más centrado en su trabajo que es cantar, para terminar con un wall of death enorme para dar comienzo a su última bala, “Strike Of The Beast” que puso la sala patas arriba con la gente ahora sí volcada con la banda y con Mark Osegueda llevado al escenario de nuevo a través del wall of death a interpretar el tema junto a Rob Dukes, formando un combo que trajo el caos a la sala madrileña. La gente dio todo lo que tenía ya que sabía que era su último tema y había que dejarse la piel.



Gran concierto de Exodus, que a pesar de algún problema interno y de sonido supo seguir adelante, cuando muchos nos temíamos un final caótico. Sin embargo, los grandes triunfadores de la noche fueron Death Angel, que les comieron la tostada a Exodus, a pesar del gran concierto de los de Richmond, pero lo de Death Angel es muy difícil de superar tal y como se dieron las circunstancias.
Si tenéis la oportunidad de ver a esta banda en directo sobre todo, así como al resto de bandas del cartel, no lo dudéis porque es una apuesta segura.

Agradecer a la organización y las bandas su comportamiento con nosotros, facilitando mucho nuestro trabajo y clavando los horarios previstos. Aparte señalar que había mucha gente joven pero también muchos veteranos que disfrutaron de esta gran velada de sangre, sudor y... ¡mucha fiesta!


Fotos: Oscar Gil Escobar.

 
Autor: Oscar Gil Escobar.
 

 

 

No te olvides de firmar
en mi libro

 

wildan

SYMPHONY BLOG

 

http://www.wikio.es  Añadir a Google! Santuario del Heavy Metal   Añadir a Feedage alertas RSS Santuario del Heavy Metal   Añadir a Mi Yahoo! Santuario del Heavy Metal   Suscribir en Pakeflakes Santuario del Heavy Metal  Suscribir en Bloglines Santuario del Heavy Metal   Vista previa de Feedage: Santuario-del-heavy-metal   Añadir a MSN Santuario del Heavy Metal

| Inicio | Noticias | Conciertos | Festivales | Fotos | Reseñas | Crónicas | Entrevistas | Enlaces | Garitos | Quienes somos |
Esta web esta optimizada para una resolución de 1024*768 navegador Internet Explorer 7 y Mozilla Firefox
Copyright © 2006 | Webmaster : Santuario del Heavy Metal