El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

  MySpaceFacebookYoutubeFeed RssContacto

 

 

04/12/2016
Kissin’ Dynamite + Maxxwell en Backstage by the Mill (Paris, 05-11-16)

Han pasado ya dos años desde que Kissin’ Dynamite no vienen a nuestro país y como Mahoma no va a la montaña… Nosotros nos decidimos a viajar a París para ver su “Generation Goodbye Tour” y disfrutar de dos horas de rock por parte de una de las bandas que más que prometedoras son ya una auténtica realidad. Emplazamiento perfecto para disfrutar de un concierto como es Backstage by the mill, un bar / restaurante con zona para conciertos colindando con el famoso Moulin Rouge. Junto a ellos estarían Maxxwell, desde Suiza haciendo las labores de teloneros para los germanos.

Tras un pequeño retraso en la apertura, accedimos a una sala que nos recordaba a We Rock en formato más reducido aún, pero con una iluminación y sonido envidiables. Entraban en escena Maxxwell, banda liderada actualmente por Gilbi, vocalista de origen latino con un rango vocal más que interesante. Su voz rota se mezcla con el sonido hardrockero de una banda que nos recuerda en ocasiones a sus compatriotas Gotthard como en “Slapshot”, uno de los grandes cortes de hard rock clásico que se esconden tras su nombre con un estribillo de lo más pegadizo. Más adelante nos sorprendían con un sonido más agresivo y moderno con la nueva “Independent”, introduciendo hasta algún gutural. Gran dosis de rock de calidad que nos ofrecieron los suizos y también de actitud, aprovechando la sala a la perfección para no parar de moverse tanto encima como debajo del escenario ¡qué buen rollo transmiten en directo! Sin duda un gran descubrimiento para algunos, una lástima que el año pasado tuvieran que cancelar su gira por nuestro país junto a The New Roses, pero estoy seguro de que pronto les tendremos por aquí.


Y llegó la hora de subirnos a la moto de unos Kissin’ Dynamite que nos presentan al fin su nuevo trabajo en directo. Con los hermanos Hannes y Ande Braun al frente, el primero a la voz y el segundo a la guitarra y coros, con Jim Müller a la otra guitarra, Andi Schnitzer a la batería y Steffen Haile al bajo llegaban unos germanos dispuestos a hacernos vibrar con su sonido de puro hardrock pero con ese toque moderno y fresco que los hace únicos a día de hoy. Inicio perfecto con “Generation Goodbye” tras algunos problemas previos con batería con uno de esos estribillos pegadizos de este último plástico.

“Money, Sex and Power” siempre es efectiva con ese sonido más sleaze con el que se dieron a conocer, dejando paso al single del “Megalomanía”, hablamos de una “DNA” muy efectiva que puso a saltar a toda la sala, fue sin duda el corte que supuso un cambio definitivo en el rumbo del sonido de la banda. Llegamos a “Highlight Zone”, una de las más sorprendentes y acertadas en directo a pesar de no terminar de convencer en el disco, y es que es un verdadero cañón y se convertirá en una de las innegociables en el futuro.

Nos volvió a poner a saltar sin descanso “Running Free”, mientras “Love Me, Hate Me” nos devuelve a los inicios de la banda, una de las recuperadas para la ocasión con un sonido mejorado. La gran balada de este último trabajo es “If Clocks Were Running Backwards”, preciosa con reverberación en voz de Hannes dando mayor dimensión a la composición, volviéndonos a la parte agresiva con el gran riff de “She’s a Killer” que nos devuelve a su exitoso álbum “Money, Sex and Power”.


“Deadly” llega como recuperada de su anterior álbum por petición de sus fans vía redes sociales, y es todo un acierto, por el momento ninguna pieza desentonaba en un puzzle musical perfecto. “She Came She Saw” tiene un estribillo hecho para sus directos, otra de las que crece una barbaridad en sus presentaciones, como “Somebody To Hate” con esos contrarritmos que estallan en otro estribillo mágico. “Operation Supernova” nos hacía alzar el puño y la voz en un estribillo de nuevo muy coreado, la sala era una olla a presión desde el inicio y no encontrábamos descanso.

Ahora llegaba otra joya antigua de la banda, hablamos de antigua y no han pasado ni diez años, pero “Supersonic Killer” es otra bomba que nos hace vibrar de lo lindo. Y llegamos a uno de los momentos de la noche, de repente aparece un piano de cola personalizado con el logo de la banda y unas bombillas con una iluminación un tanto tétrica siendo su única iluminación. Es cuando Hannes se sienta frente a él y hace un medley de canciones solo con el piano, muy emocionante. Recorrió cortes como “Only The Good Die Young”, “Out In The Rain” o “Against The World”, composición a su cargo que también utiliza en la actualidad Beyond The Black, de verdad noche brillante y mágica que además tenía su momento elegante en este momento con estos acústicos a los que se iba sumando el resto de la banda para finalizar ante una impresionante ovación.

Nos acercamos a la parte final de su show con “Sex Is War”, devolviéndonos a la dinámica general del concierto, para enlazar con una “Hashtag Your Life” agresiva, primer single del nuevo disco en la que Hannes manda un mensaje anti selfies y móviles en conciertos. “Steel Of Swabia” es una pieza muy exigente para Hannes que solventa a la perfección, siempre con unos coros magistrales por parte de Steffen, Ande y Jim, algo que últimamente las bandas no trabajan tanto dando principal cuidado a la voz principal, siendo también muy importante para toda banda, y “Ticket To Paradise” suponía el punto y seguido de su actuación.


La banda se retiraba unos instantes para regresar con los bises, como la primera “Six Feet Under”, en la que las melodías son excelentes en un corte de mucha clase que nunca faltará en sus setlists. “I Will Be King” nos traía a Hannes vestido de rey para la ocasión con una magistral interpretación del tema, poniéndonos el micro para cantar ese estribillo constantemente, y es que la banda se mostró muy comunicativa y conectada a un público entregado. El final llegaría con una nueva como “Flying Colours”, por lo que es un punto y final arriesgado pero con un resultado más que positivo, se la jugaron y acertaron la verdad, porque lo fácil habría sido acabar con un clásico. En esta ocasión no fue así y lo agradecemos, porque es una canción que encaja perfectamente en este momento de su actuación.

Mereció la pena viajar hasta tan lejos para ver esta actuación, sin duda una de las mejores del año por parte de dos bandas que nos brindaron dos shows cargados de energía, adrenalina y conexión completa con el público, algo de lo que deberían aprender otras bandas que dan su concierto y se marchan simplemente saludando al público. Un concierto es una fiesta en la que tanto la banda como el público son partícipes de esta felicidad y así fue, una noche en la que era imposible no salir con una sonrisa enorme de la sala. Agradecer al tourmanager de Kissin’ Dynamite por todas las facilidades que nos dio, así como a las dos bandas que tuvieron un trato exquisito con nosotros. Y hasta aquí llegó una velada en la que queda demostrada que el hard rock tiene mucha vida por delante gracias a dos grupos como estos.

Si quieres ver más fotos copia o pincha en el siguiente enlace: http://www.flickr.com

 
Autor: Óscar Gil Escobar.
 

 

 

No te olvides de firmar
en mi libro

 

wildan

SYMPHONY BLOG

 

http://www.wikio.es  Añadir a Google! Santuario del Heavy Metal   Añadir a Feedage alertas RSS Santuario del Heavy Metal   Añadir a Mi Yahoo! Santuario del Heavy Metal   Suscribir en Pakeflakes Santuario del Heavy Metal  Suscribir en Bloglines Santuario del Heavy Metal   Vista previa de Feedage: Santuario-del-heavy-metal   Añadir a MSN Santuario del Heavy Metal

| Inicio | Noticias | Conciertos | Festivales | Fotos | Reseñas | Crónicas | Entrevistas | Enlaces | Garitos | Quienes somos |
Esta web esta optimizada para una resolución de 1024*768 navegador Internet Explorer 7 y Mozilla Firefox
Copyright © 2006 | Webmaster : Santuario del Heavy Metal