El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

  MySpaceFacebookYoutubeFeed RssContacto

 

 

24/09/2015
Wacken Open Air 2015 en Wacken (Alemania, de 29 de Julio a 1 de Agosto)

Nuestro quinto año consecutivo cubriendo el mejor festival de heavy metal del mundo, llegaba con unas previsiones meteorológicas no demasiado positivas por así decirlo, y es algo que marcó el festival desde la llegada de los primeros campistas. Como digo, Wacken acoge el mayor festival del planeta del estilo y lo hace una vez más con el cartel de no hay billetes desde hace poco menos de un año, batiendo cada año su propio record. En cuanto a las bandas, el cartel estaba encabezado por nombres como Savatage junto a Trans- Siberian Orchestra, Judas Priest, Running Wild, In Flames, entre otros muchos.

Nuestra llegada fue de película de terror, con un retraso en los autobuses importante a pesar de la multitud de accesos al festival, pero las condiciones eran realmente pésimas. Recoger acreditaciones y acceder a la ya bastante poblada zona de camping con la lluvia marcando el compás en la noche del martes. Tras ello, solo quedaba ir tratando de aclimatarse y adaptarse al fango líquido que poblaba cada esquina, tanto de la zona de conciertos como de camping, haciendo muy difícil el simple hecho de levantar el pie del suelo.

MIÉRCOLES
La lluvia que nos despedía el martes nos despertaba también el miércoles, quizás la jornada más lluviosa de todo el festival. Durante este día pudimos disfrutar aun así de varios conciertos como The Gentle Storm o Europe, quizás dos de las apariciones más esperadas de la jornada. Por la mañana arrancaba la ya famosa Metal Battle, aunque en esta ocasión no contábamos con representación en el cartel. Por la lluvia constante y por la previsión de cansancio a lo largo del festival, no asistimos a ninguna banda de esta competición pero ya pasada la media tarde, era el momento de echarle valor y desplazarse hasta la zona de conciertos.

The Gentle Storm (7/10)
La lluvia deslució por completo una de las actuaciones más esperadas, y es que el Wackinger Stage se preparaba para recibir a The Gentle Storm, el nuevo proyecto de Anneke Van Giersbergen y Arjen Lucassen. “Endless Sea” y “Heart Of Amsterdam” fueron los temas que abrieron la actuación bajo una intensa lluvia en los que Anneke nos dejaba atónitos una vez más con su preciosa voz, y es que es difícil encontrar una voz tan cautivadora, dulce y perfecta como la suya. Todavía habría tiempo para recibir duchas más fuertes en los últimos cortes como la versión de “Fallout” de Devin Townsend Project o la hímnica y única “Shores Of India”, en la cual volvía a aparecer en primer plano la corista Marcela Bovio (Stream Of Passion) haciendo un perfecto dueto con Anneke. Concierto que pasó sin pena ni gloria.


Uli Jon Roth (8/10)
Tras un parón para ver la rueda de prensa de Europe, nos dirigíamos a la carpa para escuchar los gemidos únicos de la guitarra del gran Uli Jon Roth. La carpa también se veía afectada por el inmenso temporal que sacudía la zona norte de Alemania, y es que se formaron tremendos charcos en unas carpas que contaban con suelo como gran novedad, algo que facilitó bastante el acceso a la misma. El punto positivo es que podríamos disfrutar al cien por cien del show, ya que la lluvia no sería un problema en el W.E.T. Stage. Interpretando un set íntegro de Scorpions, Uli demostraba su saber hacer a la famosa guitarra de diamantes con un sonido limpio y fresco que ponía en temperatura al respetable. No faltaron “All Night Long” (con la que arrancaron), “In Trance” o “Virgin Killer”, para cerrar con “Dark Lady”. Gran show que quizás se hizo un tanto largo, yendo de más a menos con varios altibajos. Aun así, entretenido concierto de este enorme músico.
Europe (9/10)
Era el turno de recibir en el Headbangers Stage a Europe, banda sueca liderada por Joey Tempest, una de las leyendas que sin duda mejor se conserva, y es que sigue siendo un placer poder disfrutar de su enorme voz. Su setlist recorre canciones nuevas como la inicial “War Of Kings”, clásicos como “Superstitious”, o nuevos himnos como “Last Look At Eden”, sin duda tres de los cortes más celebrados en el inicio. Recuperar un temazo como “Sign Of The Times” siempre será un acierto ante un público entregado lanzando sus primeros crowdsurfers, como ocurre con “Girl From Lebanon”, otra grandísima composición que no podía faltar en una noche tan especial como esta, y es que como confirmó el propio Tempest, esta noche fue grabada para un futuro DVD. Fue a partir de este momento en el que de forma muy acertada fueron alternando temas nuevos con sus dos principales clásicos, “Rock The Night” y la maravillosa “The Final Countdown” en la que se terminó de desatar la locura y una auténtica fiesta para despedir a los suecos del escenario. Grandísima actuación de Europe en un escenario que se les quedó demasiado pequeño, pero en el que supieron lidiar y hacer de esta una noche mágica.

JUEVES
Poco a poco se iba viendo la luz, aunque el suelo cada vez estaba en peores condiciones. El jueves es generalmente el día del “A Night To Remember”, es decir, una noche especial cargada de grandes actuaciones, y un año más no sería menos. Con el gran aliciente del show conjunto de Trans- Siberian Orchestra con la reunión de Savatage, el día arrancaba en los escenarios principales con la aparición de la banda local Skyline, una vez más encargados de abrir el Black Stage. Es un concierto tan habitual que decidimos prepararnos para el próximo evento.

U.D.O. (8/10)
Y una vez más tocaba disfrutar de un concierto de U.D.O., en esta ocasión acompañado por la orquesta de las fuerzas armadas, algo que hizo que sus temas adquirieran una mayor epicidad y una mejor recepción entre un público que se discutía entre el chubasquero y la manga corta, y es que los primeros rayos de sol aparecían en la zona de conciertos. Cortes como “Animal House” o “Man And Machine” eran un cañón en directo, caían contundentes y a la vez delicados con la orquesta, fue una mezcla magistral que nos llevó a ver uno de los mejores shows de UDO en los últimos tiempos. Para finalizar no podría faltar el guiño a su etapa Accept con “Metal Heart” y la final “Princess Of The Dawn”. Buen concierto de la leyenda alemana, con un estado de voz mejor que en ocasiones anteriores.


In Extremo (8,5/10)
Siempre que actúan en Alemania es visita obligada para su inmensa colonia de fans, por lo que para este concierto gozamos de una de las mejores asistencias de público de todo el festival. El sonido folk de los germanos servía para invitar al público a comenzar a hacer crowdsurfing a pesar de las adversidades. Con la climatología acompañando en esta ocasión en todo momento, sonaron “Frei Zu Sein” para arrancar, y no tardarían en llegar clásicos como “Vollmond” o “Liam”, dejando para el final cortes más recientes pero igual de potentes como “Küss Mich”. In Extremo a su nivel habitual, geniales y además jugando en casa.


Dark Tranquillity (8/10)
Es tiempo de desplazarse a la carpa para disfrutar de algo de Death Metal Melódico de la mano de Dark Tranquillity, rato que también nos sirve para resguardarnos un poco del mal tiempo que protagonizaba el día. Temas como “White Noise/Black Silence”, “State of Trust”o “Final Resistance” iban moldeando el concierto de los suecos que, a pesar de solaparse con la fiesta que montan siempre Rob Zombie en el escenario principal, nos tenían a todos allí boquiabiertos. Y como no podía ser de otra forma “Misery's Crown” marca el punto final de una actuación más que correcta.

Rob Zombie (9/10)
El zombie llegaba a la tierra prometida de Wacken para hacerla vibrar al ritmo de su sonido inconfundible e innovador. Una importante multitud de fans desafiaban de nuevo a una leve lluvia para ver a Rob y John 5 hacer de las suyas en el escenario, y es que su puesta en escena es realmente arrolladora. No tardaría en llegar “Superbeast” para hacer saltar a todo el público a pesar del fango que nos ligaba al suelo, o “Dead City Radio and the New Gods of Supertown” para acompañar con palmas y corear ese potente estribillo de este nuevo himno. Parte final con cover de “Enter Sandman”, tiempo para volver a la época de White Zombie con “Thunder Kiss ‘65” y acabar por todo lo alto (nunca mejor dicho ya que el público saltaba al unísono) al ritmo de “Dragula”. Grandísima presentación de Rob y los suyos, tan espectaculares y potentes como siempre.


TSO y Savatage (9,9/10)
Concierto único y exclusivo el que tendría lugar en tierras germanas, y es que por primera vez en la historia dos bandas de estas dimensiones compartirían actuación alternándose en los dos escenarios principales del festival. Muchas eran las expectativas puestas en esta velada, y la respuesta por parte de la banda fue realmente increíble, espectáculo a un nivel superior. Sorpresa tras sorpresa sería este show en el que ya no sabías donde mirar, ya que siempre tendrías la incógnita de qué escenario se iluminaría para recibir la siguiente canción.
Arrancaron en el Black Stage Savatage, la banda liderada por Zack Stevens, Jon Oliva y Chris Caffery se mostró un tanto fría y fuera de rodaje al inicio con “Gutter Ballet” y “24 Hrs. Ago”. Poco a poco la máquina fue entrando en calor y ya en “Edge Of Thorns” y “Jesus Saves” la cosa cambió a la vez que la lluvia se empezaba a intensificar de nuevo. “The Storm” y “Dead Winter Dead” llegaban con un sonido tremendo y con un Chris Caffery de lo más comunicativo. El final de su set lo marcaba como no “Hall Of The Mountain King” y se hacía la oscuridad.
Ahora turno para Trans Siberian Orchestra, una de las bandas más importantes y con mayores ingresos en América con un espectáculo propio al alcance de muy pocos, llegaba a Wacken a ritmo de “Madness Of Men” y “Another Way You Can Die” poniendo el punto clásico a la velada. La increíble “Night Conceives” con Kayla Reeves, todo un descubrimiento el chorro de voz de esta salvaje del escenario, o el dueto en “The Hourglass” de Zack con Andrew Ross en el escenario que utilizó la TSO, el True Metal Stage, fueron dos de los puntos fuertes de esta parte de la actuación. Con “A Last Illusion” cerraba su set TSO de coreografías perfectas, de coros inmensos, de melodía por los cuatro costados y de mucha calidad en todos y cada uno de los músicos.
Y a partir de aquí, la locura. Músicos de Savatage y TSO se mezclaban en los escenarios para interpretar la parte final del concierto. El principio del fin lo marcaban las coreografías de las bellas coristas en “The Mountain”, así como el momento mágico de “Carmina Burana”, esa pieza magistral de música clásica que esta noche fue homenajeada de mejor forma imposible, otro de los instantes para el recuerdo. “Turns To Me” y “Another Way” de Savatage eran interpretadas por las dos bandas al mismo tiempo. “Mozart And Memories” de TSO y “Morphine Child” de Savatage daban paso a un nuevo tema como “King Rurick” que fue recibido de forma excelente. La noche se tornaría en más magia con el momento lágrimas de “Believe”, realmente bella esta canción que cayó como una losa en muchos haciendo imposible aguantar la lágrima o directamente la llorera como podíamos ver en las pantallas. Para romper con este momento del tirón, qué mejor que “Chance”, uno de los cortes progresivos que hacen de Savatage toda una leyenda, aún recuerdo a Chris corriendo de escenario en escenario mientras las voces de los tremendos músicos que se daban cita esta noche fundían sus voces en una sola. “Christmas Eve” y “Requiem” ponían el final a una noche mágica, que quizás en algún momento se hizo un tanto larga y es que disfrutamos de un show de más de dos horas y cuarto ante una lluvia persistente que empañó un poco pero muy poco esta noche, es el único pero que se puede poner.
Es increíble lo que es capaz de hacer la música, la magia sí existe y solo hace falta ver las caras de felicidad de la gente al final de la jornada para darse cuenta, y es que a pesar del temporal increíble que azotaba Wacken, las sonrisas, las lágrimas de emoción y el espíritu en este festival son únicos.

VIERNES
Al fin se imponía definitivamente el sol en una jornada de lo más intensa que nos llevaría desde primera hora de la mañana hasta bien entrada la madrugada. Para el día de hoy, los más esperados eran Running Wild y su esperado retorno, así como In Flames o Black Label Society.


Angra (7/10)
El viernes el Party Stage quedó inaugurado con los powermetaleros Angra quienes aprovecharon su actuación a modo de presentación de su nuevo trabajo “Secret Garden”, del que nos regalaron temas como “Newborn Me” o “Storm of Emotions”. A Fabio Lione y los suyos les costó llegar a los corazones de los escasos presentes que allí se concentraban a los que tema tras tema como “Angels Cry” o “Nothing to Say” se les iban sumando los últimos rezagados de la mañana. La famosa “Nova Era”, esta sí coreada al unísono por todas las gargantas allí concentradas, ponía el broche final a la correcta actuación de la banda brasileña.

Epica (7'5/10)
Once de la mañana, y qué mejor que despertarnos con Simone y los suyos. La banda holandesa atraviesa por un momento dulce, con Simone de nuevo al cien por cien a la voz y con una banda que vuelve a encontrar un periodo de estabilidad en su formación, a pesar de un tropezón de su bajista al comenzar el concierto, por suerte no pasó a mayores y pudo continuar con su actuación. Al ser una actuación bastante corta, tocaba de nuevo intercalar temas más nuevos como “The Essence Of Silence” con clásicos como la celebrada “Sensorium” o “The Obsessive Devotion”. Buen concierto aunque breve de los holandeses a pesar de ese pequeño percance que no fue a más.

Ensiferum (7/10)
Los fineses no atraviesan quizás por su mejor momento, y es que su concierto fue rescatado por sus grandes hits. Otro de los puntos negativos de su actuación fue que se valieron en esta ocasión de coros pregrabados para la mayoría de temas, algo que en ellos no nos termina de convencer. A pesar de ello Wacken es un lugar en el que siempre la gente se vuelca con ellos y más en temas como “Twilight Tavern”, la clásica “Ahti”, la archiconocida y coreada “Lai Lai Hei” o la potente “From Afar”. Una pena porque hemos visto conciertos mucho más completos en cuanto a setlist y en cuanto a entrega por parte de la banda, aun así son únicos y por ello siempre es un acierto ir a verlos.


Kvelertak (9/10)
Tras un breve descanso con el que nos perdimos la presentación de Sepultura, llegamos para disfrutar de los noruegos Kvelertak, una de las nuevas revelaciones con un estilo peculiar y único que aporta frescura y sangre nueva a la escena, algo que siempre se agradece. Y qué vamos a decir de ellos, se llevaron al público de calle a pesar de que la hora no fuese la mejor, ya que era la hora de la comida para muchos. Qué actitud, qué sonido, qué potencia… Es increíble la calidad de ritmos y melodías que atesora esta banda como se puede ver en “Evig Vandrar” o “Blodtorst”, dos de los grandes hits de los noruegos. “Fossegrim” o la definitiva “Mjod” fueron también muy celebradas, y es que con Kvelertak hay mucho futuro.

Stratovarius (8/10)
Kotipelto es todo un maestro de ceremonias, y actualmente la banda parece haberse asentado de nuevo como demostraron en su anterior gira, por lo que su actuación sin ser del todo extraordinaria fue sobre ruedas, algo que se preveía con un inicio arrollador a ritmo de su máximo hit “Black Diamond”. Aprovecharon para estrenar un tema en directo como “Shine In The Dark”, y cerraron con dos hits, el más nuevo de los dos “Unbreakable” y el archiconocido “Hunting High And Low”. Concierto correcto como a lo que estamos ya habituados con Stratovarius desde que la formación está ya de nuevo consolidada.


Queensryche (7'5/10)
Con Todd LaTorre al frente llegaban los renovados Queensryche, toda una leyenda del metal que parece que no termina de empastar tras los primeros años con Geoff. Es cierto que la voz de Todd es sublime, pero el concierto se hace por momentos un tanto largo, es una pena porque la calidad de la banda en la actualidad es innegable, pero hay algo que no termina de encajar y que hace que no termine de romper esta nueva aventura de Queensryche con LaTorre al frente. “Nightrider” o “Warning” funcionan en directo, aunque realmente el público se vuelca con “Queen Of The Reich” y “Eyes Of A Stranger”. No sabemos el camino que tomará la banda, si se decantará por temas más nuevos o seguirá recurriendo a clásicos para rescatar los conciertos, lo que está claro es que si una banda funciona por los temas antiguos nada más, algo no se está haciendo bien. A pesar de ello, buen nivel de una banda que no termina de romper de nuevo.

Annihilator (7’5/10)
Tras la salida de Padden y la renovación de nuevo de la banda estamos ante una nueva banda en la que Jeff Waters vuelve a llevar todo el peso de la actuación. Estamos en un proceso de adaptación a los nuevos tiempos, por lo tanto estaba claro que no veríamos la mejor versión de Annihilator, pero siempre da gusto ver al maestro Jeff haciendo virguerías con su Epiphone. Arrancaron con la nueva “Suicide Society” que no terminó de enganchar, algo que sí hizo “No Way Out”, para dar paso pronto al primer clásico como “King Of The Kill”. Sorpresa la que nos llevamos al ver en la batería a Mike Mangini de Dream Theater para “Set The World On Fire”. Tirando de clásicos el concierto se lo llevó a su terreno Waters, demostrando experiencia y veteranía, para ir concluyendo con “Alison Hell”. Buena forma de sacar adelante un concierto, veremos cómo continúa su senda estos nuevos Annihilator

Dream Theater (6/10)
Estamos en lo de siempre, para los amantes de la banda quizás fuera una de las mejores actuaciones, pero para un festival es una actuación cogida con pinzas, me explico. La calidad y el virtuosismo de todos y cada uno de los músicos es innegable, pero la conexión con el público fue nula, creando un ambiente muy frío durante la actuación. “Afterlife” o “Panic Attack” nos hicieron olvidar un poco que quizás Wacken no sea el mejor lugar para ellos, pero generalmente es un grupo para otro tipo de shows. Incluso Petrucci estuvo más comunicativo de lo habitual para intentar sacar la actuación adelante, algo que consiguieron finalmente a pesar de tener ya más gente preparada para la siguiente actuación que en su propio escenario.


Black Label Society (7'5/10)
Zakk Wylde y los suyos despedían el sol que acompañó toda la mañana y tarde a ritmo de su potente y contundente sonido. El afamado guitarrista arrancaba sus acometidas con fuerza y con entrega, aunque si es cierto que el concierto acabó yendo a menos salvo en contadas canciones, pero un sonido tan denso por momentos y lineal termina por hacer que el público poco a poco vaya abandonando para aprovechar y cenar algo. No obstante, destacar cortes como la poderosa “Funeral Bell” con la que levantábamos nuestros puños al ritmo que Wylde imponía, o “Suicide Messiah”. El momento íntimo lo ponía “In This River” y el clásico perfecto para cerrar como es “Stillborn” no faltó. Echamos en falta muchos temas en su set, y es que fue una actuación con muchos altibajos como he dicho, quizás fruto del cansancio latente entre el público o quizás fruto del propio sonido de la banda. A pesar de ello, estamos ante uno de los guitarristas más influyentes ya no solo de la actualidad, sino de la historia, que terminó por dejar con un buen sabor de boca a su público.

In Flames (9/10)
Excelente momento de forma el que han recuperado en los festivales In Flames, y es que tras su comentada presentación en salas, la banda ha hecho caso a sus fans y ha recuperado un set potente y a la altura de su nombre. Si ya el concierto empieza con “Only For The Weak” apaga y vámonos, y más a este nivel. Anders con un estado de voz impecable y con una indumentaria completamente blanca nos presentaba cortes tan pegadizos como “Where The Dead Ships Dwell” para contrastar con otros más antiguos y clásicos como el momento “Alias”. Sin respiro llegaban la contundente “Deliver Us” o la perfecta “Cloud Connected”, y tenían tiempo también para introducir algún tema nuevo como “Rusted Nail” de su “Siren Charms”, del cual solo interpretaron tres temas, algo que agradecemos la gran mayoría de fans. “The Quiet Place” es otro seguro de vida que hizo volcarse a los miles de asistentes a este concierto, otro de los conciertos más poblados del festival, para cerrar un show completísimo con “Take This Life” y el broche de oro “My Sweet Shadow”. Estamos ante un fenómeno de masas que vuelve a carburar en directo a pesar de las malas críticas que tuvieron generalmente en sus conciertos en sala.

Running Wild (8'5/10)
Llegó el momento, y es que la banda que se despedía hace 6 años de los escenarios en este mismo festival retornaba ante las innumerables peticiones de sus fans en un concierto exclusivo en Wacken. Rolf y el resto de piratas estaban de celebración, desembarcando en Wacken ante una multitud de fans de todos los lugares del planeta deseando escuchar a esta leyenda germana. Inicio perfecto con “Under Jolly Roger”, aunque la banda se desinflaba en algunos momentos debido a que la falta de rodaje era evidente y a que el setlist quizás no fuese el más acertado. A pesar de ello, seguían demoliendo con “Locomotive”, primera vez que se ha tocado en directo, o el gran clásico “Riding The Storm”, coreado hasta la extenuación con ese estribillo y riff mágicos.
“Into The West” es un nuevo tema que estrenaron exclusivamente en Wacken y que tuvo muy buena recepción ya que la línea del tema es muy Running Wild, y ese quizás fue el problema al final de la actuación, que a muchos nos encantan las galopadas y el sonido Running Wild, pero podríamos hacer un símil con AC/DC, y es que siempre hacen lo mismo, pero o te gusta o no te gusta, eso es así. Hay muchos que optaron por disfrutar de una parte del show e irse a descansar tras la agotadora jornada, además el sueño, la humedad y el cansancio eran extremos ya a estas horas. “Riding On The Tide” y “Soldiers Of Fortune” también eran recuperadas por primera vez en directo para este show, para poner un punto y seguido con el clásico entre clásico “Bad To The Bone”, coreado a más no poder.
Tras una breve pausa, volverían para despedirse ahora sí definitivamente tras “Bloody Island” y “Little Big Horn”. Concierto importante de los alemanes que supieron mantener a la amplia mayoría del público expectante todo el show. Quizás lo que menos gustó fue el setlist, pero la actitud de Rolf y los suyos fue implacable. Gran retorno de los piratas germanos, que hicieron suya una noche más la tierra prometida de Wacken.


The Bosshoss (9'5/10)
Una y media de la mañana y tras el letargo y cansancio de todo el día, hubo una banda capaz de hacernos olvidar todo y ponernos a bailar como si no hubiera mañana, The BossHoss. Su country/rock refrescante cogiendo elementos del rockabilly, blues, e incluso elementos más modernos hacen una mezcla explosiva que no te permite tomarte un respiro, y menos en directo. La banda además tiene una puesta en escena espectacular, con dos frontman como Boss Burns (frontman principal) y Hoss Power (siempre acompañado de su guitarra), además de una banda con una amplia cantidad de músicos, entre los que cabe destacar el toque latino que le da Ernesto Escobar a la percusión o los tres trompetistas que con sus coreografías captan todas las atenciones. El concierto claramente fue de menos a más, y es que es una banda que siempre involucra al público para participar en cada tema, desde la velocidad rockera de “Rodeo Radio”, pasando por el momento “¡uh, uh!” (parte que corea la gente en “I Keep On Dancing”), el momento “on the floor” (a pesar del fango) para luego saltar de “Shake & Shout”, los brazos de lado a lado con “Don’t Gimme That” o “Word Up” con la subida de chicas del público a bailar al escenario y a ayudar a los músicos con sus diversos solos. No nos podemos olvidar del crowdsurfing de Burns, o del solo de batería con el parche inundado en cerveza, o de los bailes constantes entre el público. Son únicos, irrepetibles y han dado en la tecla del éxito, por ahora solo en los países de Centroeuropa, pero estamos seguros de que no tardará en llegar también a nuestras tierras. Espectaculares The BossHoss, nos hicieron olvidar durante hora y cuarto todas nuestras penurias.

SÁBADO
Día resplandeciente con sol y por fin sin nubes para acoger esta última jornada de festival en la que Judas Priest, Sabaton o Rock Meets Classic son los grandes reclamos del sábado. Acierto de la organización en meter una excavadora para recoger la gran cantidad de fango de las zonas con más concurrencia de público. La jornada arrancaba de nuevo pronto y acabaría de nuevo a las 3 de la mañana.

Powerwolf (9/10) Una de las nuevas sensaciones del metal arrancaba la mañana para muchos, y es que Powerwolf congregaba a una importante masa de fieles para su presentación. Attila y los suyos son un seguro en directo, puesta en escena única, letras sarcásticas y energía a raudales con sus dos guitarristas intercambiándose posiciones constantemente, mientras el teclista en sus ratos libres no paraba de encender al público si no lo estaba ya. Es una banda que compone himnos como un “Amen & Attack” que ya lo es, la pegadiza y efectiva “Resurrection By Erection” o la increíble “Werewolves Of Armenia”. Están a un nivel altísimo que les llevará a lo más alto como ha sucedido últimamente con bandas como los propios Sabaton, tienen todo para ello. Grandísima actuación de unos Powerwolf que están ya dando mucho que hablar.

Skindred (7’5/10)
¿Sinónimo de fiesta? Sin duda Skindred lo es, aunque en esta ocasión las comparaciones son odiosas en cuanto al público. Hace poco disfrutábamos de la banda en nuestro país y el público perdía la cabeza, como pasa en Inglaterra desde hace un tiempo o en Francia, pero Alemania no sé si será por la hora de la comida, el fango o por qué, pero no hubo esa compenetración explosiva que siempre logran Benji y cía. Aun así, sonaron “Rat Race” que levanta a un muerto, “Ninja” que se ha convertido ya en un hit, o las clásicas “Nobody” y “Warning” en las que está prohibido estar parado. No fue la locura de concierto a la que estamos acostumbrados con ellos, aun así es siempre uno de los mejores directos de los que se puede disfrutar.


Beyond The Black (8‘5/10)
Y he aquí nuestra sorpresa y descubrimiento del festival, se llaman Beyond The Black y cuentan con un futuro de puertas abiertas sin conocer aún los límites. Encabezados por la encantadora Jennifer Haben, llega un sonido de metal con algunos tintes entre Within Temptation o Nightwish pero con un sonido a la vez muy personal y único. Inicio antológico con la folkie y pegadiza “In The Shadows”, para descubrirnos otro temazo como “Songs Of Love And Death”, y es que son cortes que cuentan con unos cambios magníficos siempre con la preciosa línea melódica de Jennifer para encumbrarnos a un estribillo mágico. Y para mágica esa cover tan personal del “Love Me Forever” de Motörhead con la señorita Haben al piano erizando nuestros vellos como pocos temas lo hacen. El final lo marcaban la agresiva “Hallelujah” y la coreable “Running To The Edge”. Sorpresón mayúsculo el que nos llevamos en la carpa mientras Danko Jones golpeaba en los escenarios principales, y es que si veíamos a Sascha Paeth de Avantasia a pocos metros nuestros dándolo todo es porque esta banda merece la pena. Pronto oiremos hablar de ellos en nuestro país con total seguridad.

Rock Meets Classic (9/10)
Muchas sorpresas nos guardaba el día y es que era el turno ahora de una de las grandes incógnitas y uno de los grandes reclamos de la jornada, Rock Meets Classic en Wacken. Para iniciar la actuación, cuatro cellos introducían a una banda escondida tras un telón, que se descubriría con “Thunderstruck” y Sascha Krebs a la voz y a un importante elenco de músicos de primer nivel que estarían durante todo el concierto como es el caso de Oliver Hartmann (Avantasia) o Mat Sinner (Primal Fear). La siguiente vocalista en aparecer era de nuevo Jennifer Haben, ahora sí en el escenario principal (Black Stage) para interpretar su “In The Shadows” y el himno de Wacken de este año junto a Herbie Langhans “Rage Before The Storm”. Tras ello, turno para recibir al legendario Joe Lynn Turner, quien rememoró clásicos como su “I Surrender” o “Stargazer”, dedicada al gran Ronnie James Dio, para despedirse con la rápida “Spotlight Kid”.
Y entre gritos de “Kiske, Kiske” recibíamos al bueno de Michael, quien junto a la orquesta interpretaría clásicos como “A Little Time” o “Kids Of The Century”, aunque la diversión llegaba con su hit “I Want Out”. A pesar de su gran recibimiento, estuvo un poco por debajo del nivel de Turner, pero ahora nos daba un respiro la orquesta mientras interpretaba el tema de “Piratas Del Caribe”.
Y tras la calma, la tempestad despertada por el carismático Dee Snider, quien se comió las tablas desde el inicio, es un frontman como pocos, sabe llevarse de calle al público y montar una verdadera fiesta mientras tiene a todo el público a sus pies. Solo hace falta verle bromear entre temas como “You Can’t Stop Rock ’n’ Roll” o la archiconocida “We’re Not Gonna Take It”, para después emocionarnos con “The Price” y volvernos completamente locos con “I Wanna Rock”, con la que terminaba su set de Twisted Sister, para dar paso al resto de músicos y concluir con el himno entre himnos “Highway To Hell” y poner a saltar a miles y miles de personas que disfrutaban de una actuación que mantuvo un nivel muy alto y que quizás fue Kiske quien no lo terminó de rematar al no seleccionar correctamente sus temas para el gusto de muchos. Grandísima puesta de largo de Rock Meets Classic en Wacken.

Bloodbath (5/10) Sinceramente no es un estilo que personalmente me llame mucho la atención, pero si es cierto que siendo objetivo tampoco estamos ni mucho menos ante la mejor versión de Bloodbath, al menos en directo. Nick que fue la incorporación más comentada durante un tiempo y realmente no se ha terminado de acoplar a una banda que realmente tiene muchas carencias en directo. “So You Die” o “Anne” son dos cortes que mantienen al público vibrando pero fue una actuación un tanto desacertada. “Eaten” fue el último corte de la tarde con Dan Swano a las voces para despedir un concierto que al fin encontraba final, y es que fue una amplia multitud de público la que iba cambiando de planes según veía el concierto. Esperemos que haya mejores ocasiones para verlos, pero realmente esta no fue su tarde.

Sabaton (8/10)
Y por fin le llega el turno a uno de los grupos más apreciados del festival, con sus típicos atuendos de camuflaje aparecían Sabaton en el escenario arrancando con su habitual “Ghost Division”, seguida de la reciente “To Hell and Back”; no hizo falta nada más para poner todos nuestros corazones a mil. Sin parar de interactuar con es respetable de una manera animada, entre vaciles y bromas iban cayendo temas míticos de la banda así como canciones de su más reciente disco “Heroes”.
Le llega el tiempo así a “Gott Mit Uns” para la que tenían preparada una versión especial donde en vez de su estribillo original que da título a la canción lo cambiaron por “Noch Ein Bier”, mítica frase que sus seguidores alemanes corean a los suecos entre tema y tema y que siempre consigue hacer que Joakim no deje de beber ni un solo segundo; así como “Swedish Pagans”, aclamada a cada minuto de su actuación. Es increíble ver cómo Sabaton han ido creciendo durante los últimos años, no pasa por alto que de ser una banda más Joakim y los suyos ahora completan las primeras líneas de todo festival en el que tocan.
Desgraciadamente toca despedir su actuación y lo mejor para el final siempre; tras “Night Witches”, “Primo Victoria” y la dedicada a todas las bandas y fans del Metal “Metal Crüe” que se encarga noche tras noche de dar final a los conciertos de los suecos. Además, esta noche de sobresaliente quedará grabada en un nuevo DVD de la banda para poder recordarla una y otra vez.

Judas Priest (8,5/10)
Minutos más tarde, Rob Halford, Glenn Tipton, Ian Hill, Scott Travis y Richie Faulkner, comúnmente conocidos con el nombre de Judas Priest salían a escena. Como no puede ser de otra forma no tardaban en llegar las míticas “Metal Gods” con Halford dando lecciones a muchos todavía, la coreadísima “Devil’s Child” o las guitarras de Faulkner y Tipton introduciendo “Victim Of Changes”, que iban llegando a nuestros oídos entrelazadas con otras de su último trabajo de estudio del cual disfrutamos de “Dragonaut”, que marcaba el inicio de su actuación, “Halls of Valhalla” o la que le da título al cD “Redeemer of Souls”.
Es obvio que el tiempo pasa y para la mítica banda británica de Heavy Metal no iba a ser de otra manera. Los 40 años que llevan a las espaldas sobre los escenarios se notan, pero se les puede observar en mejor forma que en años atrás, y es que Judas Priest siguen haciéndonos vibrar como pocos con una “Turbo Lover” al unísono o con la mítica “Electric Eye”. “You've Another Thing Comin'”, “Painkiller” o como es habitual “Living After Midnight” ponían el broche a una actuación que sigue estando a la altura del nombre de la banda, y es que tiene muchísimo mérito el nivel actual de la banda y sobre todo el estado vocal de Rob que una vez más nos dejaba sin aliento, mostrándose como uno de los mejores frontman de la historia.

Santiano (9/10)
Cuarto año consecutivo que nos decidimos por asistir al concierto de Santiano, una banda que prácticamente hemos visto nacer en Wacken, y es que estamos ante una banda que no es metal, es folk y logra llenar estadios y recintos en Centroeuropa con una facilidad pasmosa, por algo será. Sus canciones festivas y alegres siempre consiguen montar una fiesta musical, y aunque en esta ocasión no contaron con un montaje tan espectacular como el año pasado siguen siendo una apuesta segura para aquellos que ya les hemos visto en alguna ocasión. La diversión y calidad musical y vocal están por encima de todo en un concierto más que recomendable, y es que aunque durante la mayor parte del tiempo las letras sean en alemán sus éxitos suelen ser versiones de temas archiconocidos. Entre sus éxitos destacan cortes como “Santiano”, “Gott Muss Ein Seemann Sein” de su segundo disco o el ya clásico “Auf Nach Californio” que nos hace cantar ese tremendo estribillo. Entre las más fiesteras no podían faltar “Diggi Liggi Lo”, la cantada al unísono por el público “Es Gibt Nur Wasser”, todo un himno entre los más fans, o “Irish Rover”, con la que cerraban su actuación. La verdad es que en esta ocasión el setlist dejó un poco que desear y es que prescindir de clásicos ya como “Frei Wie Der Wind” es algo que no debería suceder, pero da igual porque cada tema de estos alemanes es especial y de nuevo te hace olvidar las penurias, bailar y cantar con la cerveza en mano al ritmo de los éxitos de esta banda que a pesar de tener recién sacado su tercer trabajo, desde su exitoso primer álbum son toda una sensación en su país. Siempre increíble concierto de Santiano, aunque en este caso, la comparación con otros años hace que no sea perfecto.


Subway To Sally (7/10)
El cansancio y el frío ya era más que evidente para recibir a un clásico para cerrar el festival como Subway To Sally. La banda aparecía con un montaje especial para su show y entre penumbras, es una banda que siempre brinda un buen show y que nos deleita con ese toque oscuro y a la vez melódico que llega en forma de composiciones tan magistrales como su clásica “Sieben” o su nuevo himno “Das Schwarze Meer”, sin duda los dos temas más celebrados de la noche y con los que nos despedíamos otro año más de las tierras alemanas. En definitiva, un concierto que vimos sin prestar toda la atención necesaria y es que ya estábamos pensando en recoger el chiringuito y volver a nuestras tierras, pero siempre es agradable finalizar con buena música y un buen show un festival.

Y esto es todo lo que dio de sí este año entre fango, lluvia, heridas y mucho cansancio Wacken 2015. Un temporal que afectó indirectamente de forma muy negativa al festival pero que como siempre se sabe sobreponer a todo, y es que estamos ante un festival que cuenta con una atmósfera y un ambiente especial y único que una persona que nunca ha estado nunca podría entender, es una sensación impresionante la que te inunda en el momento que llegas a Wacken, una ilusión especial que jamás se podrá describir con palabras.

Agradecer un año más a la organización del festival, siempre facilitando nuestro trabajo y más en años tan complicados como este, el más lluvioso y caótico que se recuerda desde 2005, superando con creces Wacken 2012. Es una gozada contar con un equipo como el de este festival, garantía de éxito, por eso llevan más de 25 años ya organizando este evento, el mayor evento de heavy metal del planeta. Esperamos que el año que viene el tiempo nos respete, pero Wacken, nos veremos otro año más con total seguridad, como dice el lema, ¡Rain Or Shine!

Si quieres ver más fotos copia o pincha en el siguiente enlace: http://www.flickr.com

Fotos: Óscar Gil Escobar

 
Autor: Óscar Gil Escobar (con la ayuda de Tamara Ruiz)
 

 

 

No te olvides de firmar
en mi libro

 

wildan

SYMPHONY BLOG

 

http://www.wikio.es  Añadir a Google! Santuario del Heavy Metal   Añadir a Feedage alertas RSS Santuario del Heavy Metal   Añadir a Mi Yahoo! Santuario del Heavy Metal   Suscribir en Pakeflakes Santuario del Heavy Metal  Suscribir en Bloglines Santuario del Heavy Metal   Vista previa de Feedage: Santuario-del-heavy-metal   Añadir a MSN Santuario del Heavy Metal

| Inicio | Noticias | Conciertos | Festivales | Fotos | Reseñas | Crónicas | Entrevistas | Enlaces | Garitos | Quienes somos |
Esta web esta optimizada para una resolución de 1024*768 navegador Internet Explorer 7 y Mozilla Firefox
Copyright © 2006 | Webmaster : Santuario del Heavy Metal