El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

  MySpaceFacebookYoutubeFeed RssContacto

 

 

01/08/2015
Hellfest Open Air en Clisson (Francia, de 19 a 21 de Junio)

Un año más Hellfest nos recibe con los brazos abiertos, sin duda uno de los grandes festivales europeos durante estos diez años que se mantiene en la escena y si es así es por algo. Diez años de carteles envidiables, de una organización exquisita y en un emplazamiento maravilloso. En esta décima edición cabe resaltar por encima del resto bandas como Slipknot, Judas Priest, Scorpions, Korn, ZZ Top o Nightwish, entre muchos otros completando un cartel de más de 150 nombres.

Una vez entrados en el área de festival y de camping, nos damos cuenta del primer punto positivo y mejorado respecto al año pasado, y es que el famoso puente de escaleras que unía la zona de conciertos y la zona de camping ha desaparecido, toda una celebración para aquellos que accedían al camping con grandes macutos y maletas, y para aquellos que retornaban a la zona de camping tras una jornada agotadora en la zona de festival. Y el otro punto por mejorar que el año pasado trajo quebraderos de cabeza en cierto público era el polvo que se generaba en los escenarios principales con circle pits y demás, algo que se ha subsanado colocando césped natural en toda la zona. Por lo tanto un diez a la organización puliendo los problemas más destacables del festival año tras año. Además tanto prensa como vip contábamos con una entrada lateral con la que evitábamos colas y podíamos acceder rápidamente tanto a la zona de prensa/ vip (muy bien acondincionada) como a la zona de festival, un acierto más que año tras año nos tiene cautivados.

Día 19

Y vamos ahora con lo que realmente importa, el aspecto musical, comenzando por un primer día encabezado por Slipknot y Judas Priest que sin duda era uno de los días más intensos de festival en cuanto a nombres de primer nivel. En este primer día debemos dar un tirón de orejas a la organización o a las bandas, ya que desde Billy Idol (quien tocaba a las 4 de la tarde) el acceso al foso estaba únicamente autorizado por lista a revistas y con preferencia para las francesas, como es comprensible, pero sin embargo esta restricción suscitó muchas críticas entre la prensa, algo que provocó que para los dos días posteriores se nos hiciese el favor de acceder a la amplia mayoría de fosos, algo de agradecer ya que rectificar es de sabios.

Sticky Boys (7/10)
Arrancábamos el festival francés con una banda local como Sticky Boys, trío galo que desarrollan un hard rock al puro estilo Airbourne. El grupo parisino contó con una gran asistencia de público, cualquiera diría que eran las 11 de la mañana. La apertura con “Mary Christmas” fue un acierto únicamente superado por esa cover de “Surfin´ U.S.A” de Beach Boys. En definitiva, dieron un concierto muy potente y enérgico dejándonos con ganas de más.


Samsara Blues Experiment (9/10)
Concierto de stoner que tuvo bastante asistencia para ser matutino, pero sin llegar a tener gente a rebosar en el Valley Stage como ocurrió en otras ocasiones en las que la gente no podía ni acceder, y en cuanto a show contaron con 40 minutos de directo. “For The Lost Souls” o “Center Of The Sun” fueron dos de los temas que no faltaron durante su presentación.

The Quireboys (8/10)
Buena sesión de rock clásico que empezó con estos londinenses sobre la 13.35 de la tarde. Con buena acogida entre el público, aunque muchos se mantuvieron relajados y sentados en el césped (novedad del festival). Se pudo disfrutar de grandes temas de la banda como “Mona Lisa Smiled”, “Whippin´ Boy” o su “7 O´Clock” que fue bastante coreado por el respetable. Spike y los suyos hicieron suyo el Mainstage 01.


We Are Harlot (8’5/10)
El nuevo proyecto de Hard Rock de
Danny Wornsop, ex Asking Alexandria, se presentaba a pleno mediodía (14.20 de la tarde), en esas horas en las que el sol es más molesto. Tuvo una actuación más que destacable, prueba de ello es la cantidad de asistentes que acudieron.
Personalmente, era uno de los grupos más atractivos de ver en esta edición de Hellfest, y fue todo un acierto. Momentos como “The One” o “Tie Your Mother Down” (cover de Queen) hicieron que los asistentes se vinieran arriba, demostrando que en el futuro se podrá seguir hablando de forma grata de esta banda.


Armored Saint (7/10)
Otro reclamo del festival era John Bush y sus Armored Saint, y es que qué bien canta este tío. La banda californiana llamaba la atención de miles de asistentes que se mostraban entregados con cortes como “March Of The Saint” o la clásica y formidable “Reign Of Fire”, que daba paso al último corte de su show “Can U Deliver”. Es una bendición ver y escuchar a esta banda en la actualidad con temas de unos 30 años, aunque quizás no hubiese demasiada conexión con el público por el hecho de que su actuación era a pleno mediodía. A pesar de ello, correcta presentación de los americanos.


Godsmack (9/10)
El metal potente llegaba de la mano de Sully Erna
y los suyos, hablamos de Godsmack. Un sonido muy personal y una voz que siempre nos ha recordado a James Hetfield ponía a saltar y alzar los puños a la importante masa de público que se agolpaba frente al Mainstage 02. “Cryin' Like A Bitch” cuenta con unas guitarras agresivas y un estribillo potente, “Keep Away” es una maravilla y todo un ejemplo del sonido de los americanos, mientras que “Voodoo” es el tema más espiritual de la banda, pegadiza y muy coreada. Conciertazo de los de Massachusetts que nos dejaron sin aliento tras casi una hora de show de altísimo nivel.


Billy Idol (9/10)
Comienza a sonar “Postcards from the Past”, en efecto, así es como hacía acto de presencia uno de los mayores reclamos del cartel de esta edición del festival, Billy Idol. El escenario principal tenía la pista abarrotada de gente que se mostraba encantada de disfrutar de esta leyenda, si encima escuchas “Dancing with Myself” (todo un canto a la felicidad) sigues en una espiral de buen rollo difícil de parar. Para finalizar el concierto sonó una versión de “L.A. Woman” (originaria de The Doors). Brillante concierto de Billy Idol, dejando el listón más alto de lo que esperábamos.



Sodom (7/10)
Sonido potente, un público entregado y los pogos por bandera a ritmo del thrash metal alemán de Sodom. Quizás un concierto bastante similar respecto a otros anteriores, directo a la yugular y sin concesiones pero nada fuera de lo común, aunque con temas como la clásica “Surfin´ Bird”, “City Of God” y sus melodías de guitarra muy coreables, o “Remember the Fallen” se puso el broche a una actuación a la altura de lo que suele ofrecer habitualmente la banda.

Motörhead (5/10)
La primera tarde de Hellfest fue muy destacada en cuanto a nombres, y entre esos nombres no podían faltar los de Lemmy Kilmister, Phil Campbell y Mikkey Dee, más conocidos como Motörhead.

Los años pasan y se nota, Lemmy no está en su mejor momento como vocalista ni de salud, algo evidente cuando le ves sobre el escenario y observas cómo no tiene esa misma energía de antaño. Aun así fue un directo bastante correcto y no tan lastimoso como el pasado año en Wacken. Destacar que tras tres años, volvió a aparecer en un setlist de Motörhead su tema “Orgasmatron”, rodeado de otros clásicos como “Stay Clean” que levanta a un muerto, “Over The Top” que es puro ritmo, o la definitiva “Overkill”, en la que observamos que Mikkey definitivamente es el estandarte ahora mismo de una banda que se tambalea y no pisa con pie firme como hace pocos años atrás, pero es de valorar que sigan saliendo al escenario a hacerlo vibrar y a llenarlo de gente como pocas bandas, tanto en el festival como en general.



Lamb Of God (10/10)
Tras Motörhead, era el turno de los estadounidenses Lamb of God, sin duda uno de los mejores directos de todo el festival. Con temas como “Walk with Me in Hell”, su reciente canción “Still Echoes”, y sus clásicos “Laid To Rest” o “Redneck” nos hicieron una invitación a dejarnos llevar y darlo todo durante una hora ininterrumpida de sonido atronador. Brillante la forma de demoler un escenario y hacer perder la cabeza a miles y miles de seguidores simplemente con un sonido y una actitud demoledoras, ejemplo de ello el clásico wall of death en “Black Label” para cerrar si actuación. Realmente Randy es un frontman espectacular, como digo uno de los cañonazos del festival sin lugar a dudas.


Alice Cooper (7’5/10)
Turno para otro clásico, en esta ocasión Alice Cooper. Durante más de una hora, pudimos disfrutar de muchos clásicos de la banda como “No More Mr. Nice Guy”, “Lost in America” o “Welcome to my Nightmare”. Momento destacable fue su “decapitación” en directo, algo que no le impidió seguir con su espectáculo. Hay que decir que ésta vez no hubo tantas falsas muertes como en otros conciertos anteriores, ya que al tratarse de un festival debe reducir el show, que ya de por sí no es poco ni mucho menos. Para cerrar, no podía faltar su famoso tema “Poison”, que hizo cantar al público francés a coro, y por supuesto “School´s Out”, en la que el confeti nos inundaba y nos despedía de un Alice Cooper que volvía a encandilarnos con su show, aunque musicalmente hemos visto conciertos mejores también.


Mastodon (8'5/10)
Ante un Valley lleno a reventar de gente entregada (fue la única vez que no se ha visto a nadie tumbado, algo bastante raro si has asistido alguna vez a Hellfest) saltaban a escena Mastodon. Su inicio fue exactamente igual al de su último trabajo con “Tread Lightly” y “Once More ´Round the Sun”, además de temas como “High Road” en los que la gente arrimaba el hombro y encumbraba a la banda sin parar de animar. Una pena que con “Crystal Skull” llegara el final de un concierto que iba de menos a más, pero el festival debía continuar.

Five Finger Death Punch (9/10)
La banda liderada por Ivan Moody, Five Finger Death Punch, se veía al fin en una tesitura habitual para ellos en Estados Unidos pero no en Europa, y es encabezar prácticamente un día de festival, y para ello lucieron sus mejores galas con una puesta en escena espectacular. Apabullante concierto de los californianos que desde el inicio nos dejaban boquiabiertos con clásicos como “Hard To See” o nuevos himnos como “Lift Me Up” en la que Ivan lucía una camiseta de Judas Priest en honor de Rob Halford, con quien canta este tema en el disco. La banda atraviesa por un estado de forma envidiable, están en la cresta de la ola y lo demuestran con intensidad, energía, actitud, y piezas como “Bad Company” que prácticamente ya han hecho suya, o la definitiva “The Bleeding”, única para cerrar sus shows. El puño más famoso de América cumplió con su importante papel en el festival y demostró ser una de las bandas actuales con mayor progresión y futuro en la escena metalera. El único pero que pondremos a su actuación será la alta distorsión de las guitarras que ensució bastante el sonido de una banda que arrolló el Mainstage 02.


Judas Priest (9’5/10)
Empieza a sonar “War Pigs”, algo que daba pie a los dioses del Metal, es decir, Judas Priest. A lo largo de hora y media, tocaron una gran parte de
sus clásicos (faltaron algunos como “The Sentinel” y “Diamonds & Rust”). Al igual que dijimos anteriormente sobre Lemmy, el paso del tiempo también afecta a Halford, su entrada al escenario con un bastón nos hace ver que ya va teniendo una edad… pero resulta ser una burla cuando escuchamos a un Rob rejuvenecido volviendo a cantar como lo hacía diez años atrás o por lo menos seis o siete, lejos de aquella lastimosa imagen que dejó hace unos tres años.

Con la intro de “War Pigs” de los Sabbath se daba paso a la leyenda de la NWOBHM. Arrancaban con “Battle Cry” y “Dragonaut”,
nuevos temas que no sonaron nada mal, para recibir el primer verdadero hachazo con “Metal Gods”, todo un himno coreado por miles de fieles seguidores de la banda británica. “Devil's Child” sonaba rejuvenecida y fresca, mientras que el inicio de “Victim Of Changes” hizo estragos con la pareja de mástiles de Faulkner y Tipton. “Halls Of Valhalla” daba un pequeño respiro para continuar con todo un clásico como “Turbo Lover”, con un estribillo coreado al unísono por un público a petición de uno de los mejores frontmans de la historia.


“Redeemer Of Souls” da paso a otro momento mágico como es esa preciosa “Beyond The Realms Of Death” con un Halford impecable haciendo de este tema la gran balada de la jornada. Se vuelve a pulsar el botón de demolición con “Jawbreaker”, vertiginosa y todo un lujo ver a Halford de nuevo exprimiéndose en unos agudos que nos dejaban realmente atónitos.

Clásicos y más clásicos con “Breaking The Law” o “Hell Bent For Leather” y ese tapping mágico de Tipton que suena majestuoso. Primera despedida de las tablas para volver con más electrizantes himnos como “Electric Eye” o la mítica “You've Got Another Thing Comin'”, con la que se volvían a marchar. Petición unánime de más madera no, más metal en este caso, y Rob nos preguntaba “¿qué queréis escuchar ahora?” contestándose a sí mismo diciendo que Scott sabía lo que queríamos escuchar, y todos sabemos lo que eso significa, momento “Painkiller”, y sin duda disfrutamos del mejor “Painkiller” en años. Para terminar la fiesta cómo no “Living After Midnight”, un himno de las noches de todo rockero y metalero para cerrar esta grandísima actuación de unos Judas que no veíamos así desde antes de la salida de KK Downing, una de las grandes sorpresas que nos guardaba este prestigioso festival.

Slipknot (- /10)
La banda de Nu Metal Slipknot, liderada por Corey Taylor y una banda que ha cambiado en mayor o menor medida de apariencia, llegaba a tierras galas para presentarnos su último plástico, sin embargo ni la hora a la que actuaban, ni el sonido, ni el público ayudó a hacer de este su mejor show. Tanto fue así que por cansancio tuvimos que retirarnos a mitad de concierto, ya que tampoco estábamos presenciando una banda al mejor nivel y no fueron pocas las personas que se escapaban a sus tiendas, ya que la desbandada fue realmente importante. Desde el inicio sonaron clásicos como “Psychosocial”, o su nuevo single “The Devil In I”, pero la recepción era realmente fría, el sonido era bastante descafeinado para una banda tan potente como Slipknot. Tampoco podían faltar cortes como “Wait And Bleed”, la archiconocida y coreada “Before I Forget” o “Duality”, el último tema que presenciamos antes de retirarnos tras esta intensa jornada. Por lo tanto, concierto descafeinado de una banda que cuenta con el apoyo de muchos jóvenes pero que sin embargo no supieron mantener al numeroso público que se concentró para la actuación anterior. Por todo ello, no se puede hacer una valoración objetiva de esta presentación.


Día 20

Segundo día de festival y hoy es el día de Scorpions y ZZ Top, además de Faith No More, Marilyn Manson, Slash, entre otros. De nuevo un día muy caluroso sin una sola nube que hizo desempolvar otro año más una manguera con la que el público se podría refrescar en las horas de más calor del día. Además del alto nivel musical de esta segunda jornada se ha de destacar el alto nivel de emotividad como veremos más adelante.

Giuda (7'5/10)
Los italianos Giuda inauguraban esta segunda jornada con su rock, pegadizo, bailable y muy efectivo. Divertidísimos, nos quitaron las legañas a ritmo de temas tan fantásticos como “Hey, Hey”. Se ganaron el derecho a una grandísima ovación por parte del numeroso público que madrugó para disfrutar del rock italiano de Giuda. Breve pero intensa actuación.


Haken (6,5/10)
Se puede resumir su actuación con una frase, los festivales no es su ambiente, y es que una banda de este tipo como sucede con bandas del género como Dream Theater no se encuentran cómodas en escenarios como estos y ante públicos tan dispersos como los de festivales. Poca afluencia de público para adentrarse en los complejos sonidos de la banda londinense que se desglosaban de temas como “Atlas Stone” o “Cockroach King”. Es una pena porque el alto nivel de los músicos no se corresponde con la mala recepción por parte del respetable.


Butcher Babies (8/10)
A los que vinieron a este concierto únicamente porque sus vocalistas sean cuanto menos llamativas, se debieron llevar una grata sorpresa. De hecho, ellas mismas se sorprendieron de ver tanta gente desde tan temprano al pie del cañón. Fue una buena manera de empezar otra jornada más del festival. Eso sí, intentar cantar a la vez que ellas temas como “The Mirror Never Lies”, “Goliath”, “Monster´s Ball” y “Magnolia Blvd.” no es una buena idea, a menos que tu objetivo sea quedarte sin voz (y más si has estado la noche anterior en el Metal Corner). Todo un torbellino sobre las tablas, aprovecharon todos y cada uno de los metros cuadrados del escenario y del foso para interactuar con sus fans. Grata sorpresa musical para muchos que solo conocían la fachada de esta banda, pero es que en directo son una verdadera apisonadora.

Motionless In White (7’5/10)
La banda de metalcore empezó con “Break the Cycle”. Fue un concierto con algo menos de público de lo que estaba uno acostumbrado ya a esas horas, pero un público entregado y volcado con la banda en todo momento. Algunos de los temas que sonaron fueron “Death March”, “A-M-E-R-I-C-A” y “Dead as Fuck” con un sonido con ciertas influencias góticas como ya se puede presumir a partir de sus indumentarias. Sonido rotundo que acompañaba en la actuación a una banda que mostró un gran nivel.


The Answer (7/10)
Asistencia de público similar a la
del grupo anterior para recibir a The Answer. Comprensible esta desbandada ya que estábamos a pleno mediodía y The Answer por suerte es una banda que podemos ver muy a menudo. En 40 minutos dio tiempo para escuchar clásicos de la banda como “Demon Eyes”, su último himno “Spectacular” o “Under the Sky”, y por supuesto también cortes de su nuevo álbum como “Red”, “Last Days of Summer” y “Raise a Little Hell” (que da nombre al propio álbum). Sinceramente es una banda para conciertos más íntimos en sala que para festivales a mediodía con gente viéndoles de pasada, por suerte ya pudimos disfrutar en Madrid hace poco de su visita.

Ace Frehley (5/10)
Juzgaría su concierto diciendo que esperábamos más de su set, donde casi la mitad de los temas interpretados eran covers (un total de 4) de Kiss, pero se entiende que es lo que el público demanda, y Ace como músico sabe qué es lo que debe vender para agradar al respetable (él sabrá si prefiere ser recordado solamente como ex-guitarrista de una legendaria banda o también por su carrera en solitario). Además durante su actuación veíamos a un Ace muy estático, sin fuelle y sin energía, algo que es esencial en conciertos de esta índole. “Love Gun” o “Shock Me” siempre harán cantar al respetable y despertarles del letargo, mientras que “Toys” o “Rock Soldiers” es de lo poco que pudimos salvar de su actuación. En definitiva, una buena parte del público se llevó una decepción con el ex-guitarrista de Kiss, quien de vez en cuando tiraba de carisma para rescatar un poco a su público, pero fue como digo toda una decepción.

Backyard Babies (8/10)
A la hora de la siesta, era el turno de los suecos Backyard Babies. Tras el chasco de Ace, el público parecía definitivamente más entregado a esta banda de hard rock, como demostró al vibrar con “Dysfunctional Professional” o “Th1rte3n or Nothing”, su nuevo single, fueron dos de las más celebradas con un Dregen acaparando todo el protagonismo en el escenario, y es que estamos ante todo un showman que sabe cómo enganchar al público durante toda la actuación. Gran tarde para los seguidores de la banda sueca que disfrutaron de una buena presentación.


Airbourne (6/10)
Sin duda alguna otro
de los puntos negros más grandes de la tarde, y no precisamente por culpa de los australianos. Por culpa de diferentes problemas técnicos que esta vez les salpicaron a ellos, el concierto estuvo parado durante más de 15 minutos, aunque este grupo destaca por su entrega y devoción a sus seguidores, e intentaron animar el cotarro con sus espectáculos de latas de cerveza y con algunos acordes y solos en “off”. Una vez solucionados los problemas, se pudo seguir con el show, el cual se desarrollaba con cortes como “Stand Up for Rock ‘n’ Roll”, “Live it Up” y por supuesto la ya mítica “Runnin´ Wild” con la que se cerraba su accidentada actuación. Mala suerte esta vez para los australianos.


L7 (5/10)
La segunda jornada de Hellfest tenía más decepciones que mostrar, y es que en general, estas mujeres no son las mismas de hace 30 años. Musicalmente sonaron regular, destacando “One More Thing”, pero la voz fallaba bastante y no precisamente por desarrollarse en un sonido grunge. Aun así, fue emotivo poder escuchar en directo “Pretend We´re Dead”, aunque no fuera en las mejores condiciones. Otra muestra de que los años pasan y pasan para todos, y aunque tiraran bastante de actitud, musicalmente estas chicas no atraviesan por su mejor momento ni mucho menos.

Slash (9’5/10)
Lejos de aquella primera impresión que tuvimos de Slash con su primer álbum en la cual veíamos este proyecto como algo eventual, parece que tras este “World On Fire” se ha terminado por afianzar. Anteriormente llegaba a interpretar más canciones de sus anteriores grupos que de sus actuales composiciones, algo por lo que le tiramos en su día de las orejas, pero en la actualidad y sobre todo en shows propios esto ha cambiado. En esta ocasión alternaban temas como “You’re A Lie”, que ponía a saltar a la pista, con clásicos de Guns N’ Roses como “Nightrain”, pero al contrario de lo que sucede con Ace por ejemplo, esta canción al pasar por la voz de Myles Kennedy coge aún mayor dimensión del tema original, en eso debería consistir una cover. Sorpresa grata la de recuperar “Back From Cali” de su primer disco en solitario o la novedosa “The Dissident”, otro de los maravillosos cortes de este último plástico. El final se vuelve a basar en clásicos de la era Velvet Revolver y Guns N’ Roses, y es quizás lo único que falta por retocar para que esta banda ya comience a andar como una bicicleta “sin ruedines” en directo, ya que el proyecto está realmente consolidado. Aun así, pletórica actuación de Slash, Myles Kennedy y cía.


Brant Bjork (8/10)
Buena acogida del público a Brant Bjork, aunque bastantes de los asistentes estuvieran tumbados disfrutando del sonido stoner de la banda desde la lejanía, tal vez en su viaje espiritual propio. En directo es algo comprensible y más con temas como “Too Many Chiefs… Not Enough Indians” y “Buddha Time (Everything Fine)”. Concierto más que correcto con sonidos penetrantes y una atmósfera única.

Body Count (7/10)
La Warzone era todo lo contrario al Valley Stage, relajarse en este escenario es algo imposible, y en el caso de la banda liderada por Ice T (que ahora se ha cambiado el nombre a Ice Motherfucker T) todavía más. Si decimos que no entraba ni un alfiler es una frase literal. Imposible ver el escenario para bastante gente y no por estatura, sino por la imposibilidad de avanzar desde la entrada hasta una posición que te permitiera ver el escenario. De todos modos, se disfruta bastante en directo de temas como “Cop Killer”, la coreadísima “Talk Shit, Get Shot” o “Masters of Revenge” que son algunos de los que sonaron e hicieron crecer al público. Correcta actuación ante un público bastante entregado como es el francés.

ZZ Top (8’5/10)
Los barbudos de Texas parecían empeñados en querer dejar bien alto el pabellón de los escenarios principales, moviéndose como nunca les habíamos visto sobre las tablas. Quizás no varíen mucho sus conciertos pero en este caso, si algo está bien, mejor no cambiarlo. Canciones como “Jesus Just Left Chicago”, la clásica “Gimme All Your Lovin'” están ahí presentes como evidencia de mis palabras. Como viene siendo normal, la explosión de júbilo por parte de los asistentes vino cuando empezaron a sonar “Sharp Dressed Man”, “Legs” y “La Grange” sin descanso, con más de uno haciendo (o intentando imitar) los pasos de baile de Billy Gibbons y Dusty Hill, que ante el algarabío que había en el público se mostraban tan impasibles como siempre. Son genuinos y simplemente con dos movimientos que hagan se quedan con todo el público, un espectáculo de primer nivel.


Faith No More (9/10)
¿Pero qué le han dado a estos Faith No More? Confirmando las buenas sensaciones de su actuación hace unos días en Viena, Mike Patton hizo de maestro de ceremonias ofreciendo un show único en un floreado escenario. Valiéndose de clásicos como “Epic”, la preciosa “Easy” en la que Patton bajaba al foso para intercambiarse la camiseta con uno de los encargados de la seguridad, o la mágica “Midlife Crisis” hacían una verdadera fiesta que no daba descanso en una hora y cuarto en la que también tuvieron tiempo para dedicarse al nuevo plástico con cortes como “Motherfucker” o “Superhero”. Mike no paraba de hacer muestra de su buen sentido del humor entre tema y tema sin aburrir en ningún momento al numeroso público que disfrutaba de un grupo que atraviesa de nuevo por un momento dulce.

Scorpions (9'5/10)
Otros de los triunfadores del día fueron sin duda Scorpions. La última vez que vimos un show suyo en festival fue en Wacken 2012, donde salimos un tanto fríos de su show, mientras que en Madrid dieron dos noches de cátedra. Los germanos salieron a las tablas tras un tremendo espectáculo de fuegos artificiales acompañados de música y videos en conmemoración del décimo aniversario del festival (¡menudo espectáculo de veinte minutos!) a ritmo de “Going Out With A Bang” y la clásica “Make It Real”. Sonido perfecto para esa galopada lenta de “The Zoo” o ese momento instrumental de “Coast To Coast”. Con un medley de canciones de sus años setenta, dieron paso al nuevo himno “We Built This House” o a la recuperada “Delicate Dance”.


Momento para disfrutar y recrearnos de su set en acústico con temas como “Always Somewhere”, “Eye Of The Storm” o la preciosa “Send Me An Angel”,
la más coreada de las tres. Inmediatamente después, llegaría otra balada entre baladas, todo un himno para muchos como “Wind Of Change” y ese famoso silbido. Tras ello, vuelta al set habitual con “Big City Nights” y miles de gargantas coreando ese poderoso estribillo, y dos cortes como “Dynamite” o “In The Line Of Fire” que nos dejaban tomar aire. El ya famoso solo de James a la batería llamado “Kottak Attack” pedía su momento, para devolvernos a la banda para “Crazy World” o “Rock 'n' Roll Band”, otro de los grandes nuevos temas de los alemanes. Con “Blackout” se ponía el punto y seguido a su actuación, ya que Klaus, Matias, Pawel, Rudolf y James abandonaban las tablas.


Los bises llegaban acompañados de pirotecnia y emotividad a partes iguales, y es que Klaus Meine a pesar de su elevada edad sigue haciendo única “Still Loving You”, momento para hacer llorar a más de un 70% de los allí presentes, un momento mágico e irrepetible, solo al alcance de una banda como Scorpions y de una canción como ésta. El broche de oro lo ponía “Rock You Like A Hurricane”, clásico entre clásicos con un Rudolf que no para quieto en ningún momento, con un Matias que es arte a la guitarra, con un Pawel a las cuatro cuerdas correctísimo y con un Kottak que es un espectáculo tras los platos. Noche mágica que jamás podremos olvidar, a pesar de que el público francés es bastante más frío que el español, pero la emotividad de este concierto, con el pre-concierto de lo más emotivo que recuerdo con el espectáculo de pirotecnia, imagen y sonido, y con el brillante show ofrecido una vez más por Scorpions, podemos situar este show más cerca de las noches únicas en Madrid que de la frialdad del concierto de Wacken 2012.

Marilyn Manson (- /10)
Como sucedió el día anterior con Slipknot, Marilyn Manson sufrió una desbandada generalizada antes de su concierto, mientras que un servidor aguantó de nuevo la mitad de la presentación del príncipe de las tinieblas. Entre tinieblas precisamente se descubría Manson a ritmo de “Deep Six”, para dar paso pronto a más clásicos como “Sweet Dreams (Are Made Of This)” o “Tourniquet”, con la cual nos despedíamos por hoy de los conciertos para recargar fuerzas para una última jornada que tampoco nos daría respiro. El sonido estaba siendo bastante distorsionado con un Manson al que por momentos no escuchábamos. Al no poder ver su show al completo, no tenemos la potestad de valorar su actuación, aunque parece ser que estábamos ante un show correcto del fenómeno.

Día 21

Parecía mentira pero ya estábamos en la última jornada de festival. Grupos como Nightwish, Korn, Limp Bizkit o In Flames encabezaban este día cargado de un sonido bastante más moderno como es habitual siempre en las terceras jornadas de este festival, además con una importante carga de bandas de thrash y como he dicho de bandas de Nu metal.

Eths (7/10)
Ante poco público saltaban los galos Eths para despertar a Clisson con su sonido demoledor. Con nueva frontwoman al frente, el combo francés sigue manteniendo la calidad y la solidez de antaño como podíamos comprobar en cortes como “Sidus” o “Bulimiarexia”, agresivos, contundentes y poderosos pero que no conseguían despertar del letargo matutino al público. Aunque pasaron un tanto desapercibidos, nunca es fácil actuar a estas horas y mostrar este nivel de compromiso en el escenario.

The Haunted (7/10)
Importante asistencia de público para recibir a The Haunted, muchos empezaban el día a ritmos de pogos formados con los temas “No Compromise” o uno de sus temas más conocidos, “The Flood”. Destacar la presencia de Anders Björler, ex miembro de la banda para el tema “Hate Song”, que sirvió para terminar con su actuación.

Dark Tranquility (7/10)
Empezaron con un sonido potente a ritmo de “The Science of Noise”, una forma de llamar a la gente que quedaba por acudir a este concierto. Finalmente hubo buen ambiente, con un público que alzaba los puños al ritmo de temas como “The Wonders at Your Feet”, “Therein” y “Misery´s Crown” para cerrar su espectáculo. Los suecos brindaron un buen concierto a una hora un tanto comprometida ya que buena parte del festival aprovechaba para alimentarse.

Hollywood Undead (9/10)
Una de las sorpresas del festival, y es que poco o menos habíamos dado importancia a esta banda tras escuchar alguna canción suya en estudio. Sin embargo, fue comenzar su show sobre el escenario principal y llevarse tanto al público como a un servidor de cabeza, maravillosa puesta en escena de una banda joven que mezcla estilos como la música electrónica, el hip hop, el rock y el metal. La mezcla podría ser explosiva, y lo es pero en el buen sentido, con cinco o seis voces por momentos armonizándose de maravilla, ritmos muy pegadizos y melodías que no puedes parar de tararear como las de “War Child”, con un estribillo muy electrónico y celebrado, o “Everywhere I Go”, con un toque incluso country. Fue tal el éxito de la banda que arrancó con bastante poco público y acabó alcanzando la mejor asistencia de público sin duda del día hasta la llegada de las bandas cabezas de cartel, una potencia de sonido y una actitud que barrió y dejó atónitos a todos los asistentes, que no paraban de saltar y acompañar con sus brazos los ritmos de la banda de Los Ángeles. Muchas ganas de volver a ver su directo, y es que a pesar de mezclar estilos tan dispares y tan lejanos al gusto de mucho de los allí presentes, consiguieron que la manía que pudiésemos tener a alguno de los estilos señalados desapareciese.

Exodus (8/10)
El grupo de thrash de California contribuyó a quizás una de las mayores fiestas de thrash metal del festival, y es que la banda atraviesa por un momento envidiable. Con “Zetro” (nuevo vocalista de la banda) al frente, la formación parece encontrar una estabilidad que le otorga una mayor unión y solidez tanto a la propia formación como al sonido (rejuvenecido) del grupo. Impresionante el doble circle pit que se montó, uno dentro de otro, a ritmo de temas como “Children of a Worthless God”, “Bonded by Blood” ó “Strike of the Beast”.

A Day To Remember (7'5/10)
En esta ocasión no nos cogió por sorpresa su actuación, ofreciendo un concierto muy similar al ofrecido en Viena unos días atrás, y quizás con menos afluencia de público, aunque con una puesta en escena más vistosa al contar con todo un Mainstage 01 para ellos. No faltaron clásicos como “The Downfall Of Us All” y ese ya famoso inicio tan coreado, “2nd Sucks” que confirmaba otro gran inicio de una de las bandas metalcore por excelencia, o todo un himno como “All I Want”. El factor sorpresa se calmó con otro concierto similar al anterior, aunque quizás con algunos pequeños amagos de fallo técnico que ensombrecieron su actuación. A pesar de ello, es una banda que no se corresponde con el estilo de un servidor pero ha conseguido ganarse otro seguidor.


Nuclear Assault (7/10)
Otro gran reclamo para los más thrashers, y es que llevábamos tiempo sin ver a Nuclear Assault en escena. Aunque desarrollan un sonido thrash clásico, se nota que la máquina estaba poco engrasada, palpable en la masa de gente que fue cediendo ante el calor para tomarse un pequeño descanso durante la presentación de esta leyenda. Aun así, cortes como “Brainwashed” o la definitiva “Trail Of Tears” nos dejaban sin aliento. Sofocante calor al que algunos valientes retaban a ritmo de circle pit tras circle pit durante la actuación de unos americanos que evidenciaron la falta de rodaje, nada que no se cure con una buena gira.

Cavalera Conspiracy (7/10)
Buen concierto para aquellos que no hayan visto a Sepultura con Max Cavalera al frente, ya que se pudo disfrutar de clásicos de la banda brasileña como “Refuse/Resist”, “Territory”, “Roots Bloody Roots”, esta última con los ya famosos fallos técnicos de uno de los escenarios principales, concretamente el Mainstage 01, impidiendo así la interpretación completa del tema y una despedida un tanto accidentada. Al grupo se le vio con ganas y a la gente volcada retando al calor, aunque quizás más temas propios de la banda se habrían agradecido, aunque pudimos disfrutar de “Terrorize”, “Torture”, “Killing Inside” entre otros.

Epica (8'5/10)
Se hace realmente extraño ver un concierto de la banda holandesa en el cual no interpreten “Cry For The Moon”, pero ya pudo ser bueno tanto su show como el estado de forma y de voz de Simone para que ni nos diésemos cuenta en el momento de la ausencia de este tema y otros en su set, y es que durante su actuación observábamos cómo se centraban demasiado en temas más actuales como “The Second Stone” o “The Essence Of Silence” pero el resultado era impecable entre sus fans. No se olvidarían clásicos como “The Obsessive Devotion”, la formidable “Sensorium” con el público acompañando con palmas la segunda mitad del tema como es habitual, o la coreada “Sancta Terra”, para cerrar su show definitivamente con “Consign To Oblivion”. Simone y los suyos atraviesan por una segunda juventud tras las críticas de hace unos pocos años, y es que sus actuaciones en España de esta última gira, así como sus presentaciones en algunos festivales este año hacen justicia a ese veredicto.


Limp Bizkit (9'5/10)
¡Qué locura de concierto! Tras la mayúscula decepción de su show en Viena, del cual no salieron bien parados ni por parte del público ni de un servidor, nos encontramos con una banda nueva, ¿realmente eran ellos? Pues sí, Limp Bizkit hicieron durante hora y cuarto suyo el Mainstage 01 poniéndolo patas arriba ante un numerosísimo público que disfrutaba de los genuínos riffs del carismático Wes Borland y del “flow” y el excelente estado vocal de Fred Durst. Tiraron de una actitud arrolladora y de cañonazos como “Rollin'”, “Break Stuff” y ese riff inicial que hizo perder la cabeza a los seguidores de la banda, o la final “Take A Look Around” que armó uno de los más grandes circle pits que se recuerdan del festival. Fue un concierto tan redondo que hasta la “outro” fue la mejor del festival sin lugar a dudas con el famosísimo “Stayin' Alive” de Bee Gees coreado por todo el mundo divirtiéndose frente a una banda que se despedía feliz, sin prisa, saboreando su éxito esta tarde-noche.


In Flames (9'5/10)
In Flames nos hizo gozar de uno de los mejores conciertos del festival, quizás influyó el hecho de que fueran un poco más clásicos que durante la gira de presentación de “Siren Charms”, álbum del cual sólo interpretaron “Everything´s Gone” y “Paralyzed”. Los suecos tuvieron temas para el gusto de todos sus fans, para los más modernos con “Deliver Us”, para los más clásicos “Only for the Weak”, que por cierto sirvió para arrancar el concierto, la acertada “The Mirror´s Truth”, las potentes “Cloud Connected” y “The Quiet Place”, o las pirotécnicas “Take This Life” y “My Sweet Shadow” para echar el cierre. En general, un setlist completo que tuvo como resultado una impresionante asistencia al Mainstage 02 y una no menos impresionante recepción, un concierto del cual podemos sacar muy pocos defectos o ninguno, quizás en algún momento un sonido un tanto inestable por momentos.


Korn (6'5/10)

Otro de los semi-cabezas de cartel del día era Korn. La banda liderada por el carismático Jonathan Davis a la voz, ofreció un concierto que no contó con la recepción esperada, y es que fue una actuación de demasiados altibajos. “Blind” y “Ball Tongue” arrancaban con fuerza la actuación, la cual no fue a más y se mantuvo con cortes como “Predictable”, aunque remontaba un tanto con obras como “Fake”. El público se mantenía expectante, sin saber muy bien cómo mostrarse ante la banda, pero fueron definitivamente los bises los que terminaron por hacer despegar su actuación, “Falling Away From Me” y el mítico “Freak On A Leash”, sin duda el más coreado de su concierto. Concierto raro que nos dejo con una sensación de ni frío ni calor y que despegó demasiado tarde, una lástima porque eran bastantes los seguidores que se agolpaban para disfrutar de una de las bandas pioneras del Nu Metal. Se vieron superados por otros artistas del género que actuaban este mismo día, por ello una valoración tan baja y es que no fue su mejor noche.


In Extremo (7/10)
Los alemanes hicieron que el Temple se viera lleno de gente a las 00.50 de la noche. Sin duda, la gente quería despedirse del festival a ritmo del mejor folk, y es algo que pudieron hacer gracias a temas como la mítica “Liam”, o las no menos fiesteras “Sängerkrieg”, “Küss mich” , con uno de los estribillos más coreados al son de las gaitas, o “Ai Vis Lo Lop”. Concierto correcto de los alemanes a quienes les pasó factura el cansancio palpable en el público tras tres días intensos de festival y el calor de la carpa.

Nightwish (8/10)
Con la llegada de Floor Jansen y tras su primera gira dentro de Nightwish con un éxito rotundo como el de la filmación del concierto de Wacken 2013, era el momento de presentar su nuevo trabajo “Endless Forms Most Beautiful” en directo. Compartía cabeza de cartel con Korn en este día, y fue otro concierto que en este caso no alcanzó las expectativas aunque en cuanto a ejecución fue realmente bueno. Para empezar, la hora no acompañó a su actuación, ya que era demasiado tarde y tras tres jornadas de festival las fuerzas no son ni mucho menos las del primer día. Por otro lado, el setlist por lo menos para un servidor no fue el adecuado, y es que cuando no tienes tiempo para realizar tu show completo y te tienes que adaptar a un festival, es habitual que la mitad de las canciones pertenezcan al último disco, pero considero que no es lo más adecuado ni recomendable, analicemos el show.


El inicio fue demoledor con “Shudder Before the Beautiful”, que a pesar de ser del último disco fue realmente un inicio demoledor. Clásicos como “Amaranth” siempre serán muy gratamente recibidos, mientras “My Walden” o “Weak Fantasy” frenan en seco el dinamismo de la actuación, que además fue de las más potentes pirotécnicamente hablando. Por suerte, tiraron de dos temas de “Imaginaerum” como “Storytime” y la fiestera y folkie “I Want My Tears Back” para reenganchar al público. El final fue apoteósico con “Ghost Love Score”, un tema recuperado para Floor que se crece en una parte final que te eriza los vellos, y “Last Ride Of The Day” perfecta para poner el broche a las actuaciones de este Hellfest 2015. Un concierto raro comparado
con la obra de arte de concierto que firmaron dos años atrás en Wacken, en el cual un servidor estuvo presente, y en este caso las comparaciones son odiosas. Además, se hace raro con todo el espectáculo que lleva que tuvieran que conformarse con actuar en un Mainstage 02, como sucedía con In Flames pocas horas antes.

Y así finaliza esta tercera experiencia consecutiva para un servidor en este festival, que como he dicho cada año mejora aún más y que hace caso a sus seguidores y busca soluciones a los problemas que se dan o se pueden llegar a dar en un futuro. Agradecer a Roger y el resto de organización del festival por hacernos una vez más sentir como es imposible en un festival nacional habitualmente. Este año ha sido el de la resurrección de bandas como Judas Priest o Faith No More, el de las sorpresas como Hollywood Undead o Limp Bizkit, el de los conciertos emotivos como Scorpions o Epica, o el de los conciertos efectivos, agresivos y demoledores como Lamb Of God e In Flames, además del buen hard rock de Slash y la nueva sensación We Are Harlot, el thrash rejuvenecido de Exodus, o el crecimiento de bandas más modernas como Godsmack y sobre todo Five Finger Death Punch. Esperamos que el año que viene se mantenga este altísimo nivel de bandas, de organización y promoción, y además que el tiempo también acompañe. Au revoir Hellfest!

Si quieres ver más fotos copia o pincha en el siguiente enlace: http://www.flickr.com

 
Autor: Óscar Gil Escobar.
 

 

 

No te olvides de firmar
en mi libro

 

wildan

SYMPHONY BLOG

 

http://www.wikio.es  Añadir a Google! Santuario del Heavy Metal   Añadir a Feedage alertas RSS Santuario del Heavy Metal   Añadir a Mi Yahoo! Santuario del Heavy Metal   Suscribir en Pakeflakes Santuario del Heavy Metal  Suscribir en Bloglines Santuario del Heavy Metal   Vista previa de Feedage: Santuario-del-heavy-metal   Añadir a MSN Santuario del Heavy Metal

| Inicio | Noticias | Conciertos | Festivales | Fotos | Reseñas | Crónicas | Entrevistas | Enlaces | Garitos | Quienes somos |
Esta web esta optimizada para una resolución de 1024*768 navegador Internet Explorer 7 y Mozilla Firefox
Copyright © 2006 | Webmaster : Santuario del Heavy Metal