El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

  MySpaceFacebookYoutubeFeed RssContacto

 

 

27/04/2015
CRÓNICA CONCIERTO HIRAX, DESECRATOR, PIRAÑA, PAST THE FALL en la Sala Lemon (Madrid, 26-03-15).

Noche plena de thrash metal la vivida a finales del mes pasado en Madrid. El concierto tenía como principal atractivo, a priori, a los norteamericanos Hirax, aunque como iremos leyendo las sorpresas y buenas sensaciones a lo largo de la noche no sólo vinieron de su parte.

Antes de comenzar con las bandas en sí, a destacar la escasa afluencia de público al evento. Mucho se habla al respecto en los últimos tiempos. El concierto a pesar de contar con un cartel encabezado por Hirax, que hubiera sido más que de sobra, excusa para ver una sala llena, nada más lejos de la realidad. Las razones hay que buscarlas en el recurrido argumento de la masificación de bolos, en que estuviéramos a jueves y a finales de mes, justo antes de las vacaciones de Semana Santa, o simplemente en que la comunidad metalera cada vez está más harta de los altos precios de las entradas (aunque este no fuera el caso, lo que en Madrid, es de agradecer…). A esto se suma que si no hay en el cartel una banda “puntera” y consolidada en cualquiera de los muchos subgéneros metaleros, la gente no responde. Y sinceramente fue una pena, porque el bolo lo merecía.

La sala era nueva para el humilde redactor y fotógrafo, situada a escasos metros del Estadio Bernabeu, la verdad es que resultó más que válida. De agradecer el excelente trato que se nos dio a la gente de prensa, y al público en general, en cuanto a que entre banda y banda, y a diferencia de la mayoría de salas de Madrid, dejaban salir de la misma, para estirar las piernas, echar un cigarro, tomar el aire, o lo que todos estáis pensando… pillar bebida en el exterior, ya que desgraciadamente los precios dentro, como suele ser habitual, son más acordes de países como Inglaterra, Noruega, Dinamarca... Hasta los propios músicos, con los que pudimos hablar tranquila y relajadamente, se sorprendían por los precios. Spain is different….

La visibilidad era perfecta, con un escenario suficientemente grande para que los músicos se movieran con cierta libertad; el juego de luces más que notable, y la única pega la encontramos en el sonido, el cual sonó a la perfección, muy claro y limpio, pero con un volumen bajo, que no dejaba ese “picor” de oídos que todos buscan en un concierto de thrash.

Los encargados de abrir el escenario fueron los británicos PAST THE FALL, a los que desgraciadamente en su comienzo sólo vieron por asistentes a los medios acreditados y a media docena de personas de público. Se trata de una banda joven, tanto en formación como en la edad de sus componentes, que tiene como única referencia grabada un EP del 2013 llamado “Beggars at the liars Banquet”. Su estilo mezcla de Thrash/Groove no convenció demasiado al respetable. No queremos decir que sonaran mal, de hecho recordaban un poco a la última época de Coroner, con medios tiempos, o a algunos trabajos de Sepultura, claro está, de cuando se acabó lo bueno… A destacar la actitud del cantante/bajista Will Wright, que dejó buenas sensaciones tanto con el instrumento como en las voces, combinando registros melódicos y guturales, El único guitarrista, se mostró demasiado estático y apático, aunque cumplió notablemente con unos solos bastante originales. Una buena base rítmica como decimos, segundada por una batería, que parecía calentar los parches y platos para lo que se nos venía de inmediato. A destacar una de sus canciones del final “Only the Strong Survive” que mejoró la sensación final de la actuación.



Los segundos en pisar el escenario, con mucha puntualidad, fueron los mexicanos Piraña. Sin lugar a dudas la gran sorpresa y revelación de la noche. Todos los asistentes coincidíamos en que no los habíamos escuchado previamente, y de nuevo todos coincidimos al final de la velada en que a partir de entonces todos los seguiríamos, dado que dieron un conciertazo mayúsculo!!! La escena metalera en la América Latina está más viva que nunca. En los festivales europeos veraniegos siempre ves a gente de Chile, Colombia, Ecuador, Bolivia, y como no, Mexico. Las bandas consolidadas siempre comentan que el público sudamericano es uno de los más apasionados, y señores, nos guste o no, por aquellos lares tiene más cultura en cuanto al metal extremo se refiere que nosotros los españoles. Quizás se nos quiera vender la impresión de que cuando bandas del tipo Mago de Oz, Leo, Warcry y demás giran por Sudamérica, es porque es lo que les gusta en aquellas latitudes, pero se obvia que poseen una cantera de bandas extremas alucinante y que su pasión y respeto por esta música es difícil de ver aquí. Pues bien, Piraña es un claro ejemplo de ello. Una banda no conocida en Europa, pero que demostraron tener un nivel superlativo. Los mexicanos, son gente profundamente agradecida y cariñosa con los españoles, y a pesar de venir muy cansados de la gira y los excesos… según nos comentaron a algunos medios, lo dieron todo!!! La banda empezó a grabar en 2004, contando en la actualidad con dos largas duración, destacando precisamente el último “Corruption” del que desplegaron gran parte de su repertorio, fundamentalmente en inglés, pero también con un par de canciones en castellano. Todos y cada uno de sus cuatro miembros, mostraron una entrega y una veteranía sobre las tablas digna de mención. Los riffs de su solista Samuel Olvera, fueron dignos de un auténtico hacha, con muchísima soltura y técnica. Su bajista, con ese modo de tocar su instrumento muy bajo casi por debajo de la cintura, conectó perfectamente con la batería, en cuanto a rapidez y contundencia, y su cantante y “rítmica” Tarellevile simplemente lo bordó a las voces, con un registro no puramente thrash, algo más melódico y heavy en ocasiones, que le convirtió en un aliciente más de los temas. La conexión con el público fue total desde el principio, y todos nos mirábamos diciendo: “madre mía qué bandaza”. Lo suyo es el thrash old school de toda la vida, pero afortunadamente saben darle su toque personal, con guitarras, punteos y solos doblados marca de la casa. Su actuación se hizo tan corta, que incluso a petición del respetable alargaron su set list y se despidieron con una versión de una canción mexicana titulada Mariguana, que cantada en castellano, redondeó una comunión perfecta entre público y banda. No se puede decir más, toca seguirlos y escuchar sus discos y coser sus parches, porque por lo menos en Madrid vendieron gran parte del merchandising que llevaban. El listón había quedado muy pero que muy alto…



Le tocaba el turno ahora a los australianos Desecrator, banda que a pesar de concebirse en el año 2008 viene siendo muy reconocida en el ámbito underground, con tan solo dos EPs y un directo (lo cual sorprende), se han hecho un nombre y a decir verdad los asistentes teníamos en principio casi tantas ganas de verlos y escucharlos como a Hirax. Se presentaron con su formación actual, vigente desde 2013, donde tan sólo el cantante y guitarra Riley Strong se mantiene desde su formación, siendo el auténtico alma mater de la banda, con un gran trabajo vocal; sin por ello desmerecer al resto de la formación con un guitarrista solista, Scottie Aning, que dejó muy buenas sensaciones, y un bajista –Paul Tipping- que destrozó su bajo de cinco cuerdas haciéndolo sonar; y unas percusiones muy notables y técnicas a cargo del “veterano” de la banda Jared Roberts, del cual me gustó especialmente el sonido que sacó a sus aéreos
En algunos de sus temas, se intuía una más que notable admiración por los primitivos y buenos Metallica, en cuanto a poses (Kirk Hammet), actitud y sonido, de hecho nos dejaron una versión que sonó francamente bien. Pero también sonaban a la vieja y originaria NWOBHM, así como hemos dicho al sonido Bay Area supercañero, lo que a la mayoría de asistentes convenció. Quizás les faltó algo más de feeling y conexión, pero no por falta de entrega ni actitud, al contrario. Simplemente, el “problema” es que tocaron tras Piraña…
A destacar la potencia de temas como Till Death, Red Steel o Destroyng God’s Work.



Y llegó el plato fuerte de la velada. Hirax se ha convertido en uno de esos grupos que todo el mundo conoce, de esos grupos que te recomiendan ver en directo. En su relativamente corta trayectoria cuentan ya con una discografía más que notable, con una calidad en sus discos innegable. Para esta ocasión, venían presentando en una extensa gira europea su último disco “Immortal Legacy”, que por cierto ha recibido muy buenas críticas, con ese speed-thrash metal que les caracteriza y que les hace tan atractivos y diferenciadores de otras bandas, en este momento que estamos viviendo de nueva época dorada del movimiento thrash en todo el mundo. Los californianos se presentaban con su formación actual, donde cuentan con un solo guitarrista, pero qué guitarrista!!! Lance Harrison se incorporó a la banda en 2009 para grabar La Boca de la Muerte, y desde entonces se ha asentando plenamente, aportando a la banda esa manera tan frenética y talentosa de tocar sus Jacksons. Desde mi opinión, no comparto la idea de que se eche de menos otro guitarrista. Su calidad y actitud en directo llenan cualquier ausencia posible y el resultado es francamente bueno. Respecto al bajista, el otro Harrison, más de lo mismo. Consigue ese sonido pleno, con un bajo que se distingue a la perfección, y con unas poses y movimientos que nos recuerdan a Joey DiMaio, lo cual es una gozada. Para completar la estupenda base rítmica de la banda, Hirax cuenta con una auténtica máquina. Mike Vega se sumó a la formación el año pasado y parece que lleve tocando con ellos toda la vida. Su pegada, su contundencia y la técnica demostrada, con unas manos exquisitas y unos dobles bombos tremendos, es casi por sí sólo otro atractivo más. Incluso se llegaron a escuchar amagos de blast-beats, lo que sumado a que luciera una camiseta de los dioses noruegos Emperor, deja ver sus influencias y gustos. El resultado, perfecto y devastador. Y qué decir del alma mater de la banda, por el cual con todo el merecimiento del mundo, todo metalero que se precie conoce a la formación estadounidense. Katon W. de Pena, es de esos cantantes-front man, que nada más salir al escenario marcan su carisma y se meten al público en el bolsillo sin tan siquiera abrir la boca. Su feeling es indudable, trasmitiendo una energía y entusiasmo encomiables, pero es que además canta a las mil maravillas. Como en otras bandas, no se entendería esta formación sin Katon.



La sala algo más concurrida, empezaba a fundir sus luces, para con los primeros acordes de 100.000 Strong, comenzar a ver en el escenario a estos excelentes músicos. Su telón de fondo y algún ligero atrezzo a base de calaveras plateadas eran más que suficiente para que si cabe, los asistentes se metieran más en el “ambiente Hirax” para empezar a mover el cuello incansablemente desde el comienzo hasta el final. Y es que fue así, no hubo tregua, tralla y más tralla, con sus temas super rápidos, y sus medios tiempos super adictivos que hacen que se te metan los acordes en la cabeza y te tires una semana silbándolos. Continuaron con otro trallazo del último LP, Hellion Rising, que terminó de enloquecer al público. Además de presentar este último disco “Immortal Legacy”, dieron un excelente repaso a toda su discografía, y como muestra una de sus obras más aclamadas La Boca de la Muerte, del cual interpretaron la excelente Baptized by fire y Broken Neck, que consiguió justo lo que su título proclama... Sonaron, sin piedad y prácticamente sin posibilidad de respiro, casi todos los temas ya clásicos de la banda, que todos queríamos escuchar: Lucifer’s Inferno, Hate, Fear and Power, El diablo Negro, Hostile Territory y por supuesto Bombs of Death y Assasins of War, para terminar la actuación de la manera más brutal y contundente posible. El público jaleó, cantó, coreó, aplaudió, chocó las manos con los músicos durante las interpretaciones, incluso cantó a través del micrófono, y agradeció el detalle de ver a su líder posar con la bandera española. En fin, una gozada, que hizo que el concierto se pasara volando. Y lo que realmente importa, que la gente se fuera a sus casas con una sonrisa de oreja a oreja y con la sensación de haber visto uno de los mejores conciertos del año, por parte de ésta banda que sinceramente está al más alto nivel, a la altura de cualquier otra que sí que llena salas en otras ocasiones y en esta misma ciudad. En fin, el relevo generacional en este género está garantizado gracias entre otras muchas bandas europeas, americanas y por supuesto nacionales. Larga vida a Hirax!!!

 
Autor: Antonio Díez Casado
 

 

 

No te olvides de firmar
en mi libro

 

wildan

SYMPHONY BLOG

 

http://www.wikio.es  Añadir a Google! Santuario del Heavy Metal   Añadir a Feedage alertas RSS Santuario del Heavy Metal   Añadir a Mi Yahoo! Santuario del Heavy Metal   Suscribir en Pakeflakes Santuario del Heavy Metal  Suscribir en Bloglines Santuario del Heavy Metal   Vista previa de Feedage: Santuario-del-heavy-metal   Añadir a MSN Santuario del Heavy Metal

| Inicio | Noticias | Conciertos | Festivales | Fotos | Reseñas | Crónicas | Entrevistas | Enlaces | Garitos | Quienes somos |
Esta web esta optimizada para una resolución de 1024*768 navegador Internet Explorer 7 y Mozilla Firefox
Copyright © 2006 | Webmaster : Santuario del Heavy Metal